Nacionales

Importados

F1 Web

Gustavo López Productor de Seguros

Búsqueda personalizada

Road Test de autos importados en el mercado argentino

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Ferrari F-50 - 1996

 

Pura adrenalina

 

Revista Parabrisas Nro 214. Agosto de 1996

 

Ferrari F-50

Probamos una fiera de 520 CV en Italia, precisamente en Fiorano, donde fue concebida como un Fórmula 1 de serie

No es fácil llegar a conducir una Ferrari F 50, menos aún cuando sólo se construirán 349 y su valor será de U$S 480 mil. Pero gracias al consentimiento de la firma pudimos hacerlo, precisamente en Fiorano, el circuito privado de la fábrica.
Luego de haber testeado los autos deportivos más exóticos y rápidos del mundo, incluido el McLaren GTR F1, nos quedaba la Ferrari F 50. Esta era una idea difícil, ya que exclusivamente los testers oficiales de la marca, los compradores y selectos periodistas, pueden sentarse a los mandos de una F50 en Fiorano. Incluso su conducción es negada a los concesionarios de la marca. Aunque nos llevó casi 8 meses de trabajo concretar este proyecto, lo conseguimos. Luego de muchos contactos llegó el día de prueba en Fiorano, donde el circuito estaría a nuestra disposición por una mañana y, por supuesto, ¡una Ferrari F 50 también..!. Al no haber posibilidad de cambiar el día de la prueba, ya que Michael Schumacher había probado el día anterior y lo haría el siguiente con nuevas mejoras en el F.1 para Montecarlo, lo único que hacíamos era rezar para que no lloviera.

También te puede interesar

- Prueba del Ferrari F-355 por Oscar Larrauri - 1994
- Prueba del Ferrari 348 TB - 1989

Ferrari F-50

El día fijado fuimos recibidos en la fábrica a las 9 de la mañana por el Dott, Giovanni Perfetti, director de Publicidad y Marketing de Ferrari Spa, quien nos presentó a Andrea Bartolini, probador especializado de la F 50. Y en seguida a bordo de una Ferrari 456 iniciamos las 5 cuadras que separan la fábrica de la pista. Increíblemente, nos sentíamos con mucha calma, a pesar de estar en uno de los reductos de la performance más puros del mundo. Allí había probado el día anterior Schumacher, pero cuántos grandes pilotos habían buscado limar décimas en las Ferrari de F1: Reutemann, Villeneuve, Lauda, Prost, Mansell, Pironi, Alboreto, Alesi, Berger y tantos otros. Y hoy nos tocaba a nosotros encontrar los secretos de la mítica F 50.
El auto nos estaba esperando a la sombra del pequeño techo de un box. En fotos puede aparentar no ser demasiado, pero en la realidad es un auto que nos hace temblar. Todo su dinamismo parece concentrarse en la trompa. El V12 hace que el diseño tenga una cabina muy avanzada, lo que enfatiza los largos flancos y la cola. La F 50 es un auto más compacto y más imponente que la F 40, ya que posee un impacto emocional y visual que la supera. Toda la filosofía de Ferrari fue puesta a servicio de la más avanzada tecnología para crear el auto deportivo que, al conmemorarse el cincuentenario de la marca italiana, representa el pináculo de sus logros deportivos. El éxito fue total...

Ferrari F-50

Mientras que la F 40 montaba un V8 con dos turbos y desarrollaba una potencia de 478 CV, la sofisticada F 50 posee un V12 aspirado normalmente de 520 CV. Según nos explicó Giovanni Perfetti, fue concebida como un F.1 para la calle. La diferencia está en que es un biplaza y no un monoplaza, con las especificaciones técnicas de un F.1. El motor fue llevado de 3.500 cm3 a 4.700 cm3 y es utilizado como parte del chasis. La F 50 está construida alrededor de un monocasco de fibra de carbono rígido, en el que las suspensiones y las partes mecánicas se unen a través de insertos de aleación liviana pegados a la estructura. Llama mucho la atención la total ausencia de bujes de goma en todo el conjunto.
Si no supera los 50 km/h, la suspensión tiene una bomba que aumenta el despeje del piso para que el delicado spoiler delantero no toque en desniveles; por sobre esta velocidad vuelve a su altura normal.
El recorrido de la suspensión es bastante limitado -unos 53mm-, pero el comportamiento no es tan duro como uno imagina, sino que hasta los 50 km/h es bastante suave. Superada esa velocidad, la computadora central pone en acción los amortiguadores variables y los endurece o no, de acuerdo a un esquema que toma como parámetros a la velocidad, aceleraciones laterales y longitudinales, y el ángulo del volante de la dirección.
Pero como ha sucedido históricamente, el corazón de esta Ferrari es su motorización. Los materiales usados para su construcción son iguales que los de la unidad de competición. Este motor optimiza el torque a bajas rpm, por ser un V12 a 65° y 5 válvulas por cilindro. La potencia máxima de 520 CV llega a las 8.500 rpm y el mayor torque es a las 6.500.
Para poder controlar esa potencia, la F 50 tiene enormes discos de frenos con calipers de aluminio de 14 pulgadas adelante y 13,2 atrás, diseñados especialmente por Brembo. El diseño original no tuvo en cuenta ni servo ni ABS, elementos que no extrañarnos en absoluto.

Ferrari F-50
Todo el dinamismo parece concentrarse en su trompa debido al motor V-12

Según el "collaudatore" Andrea Bartolini, las combinaciones de fineza en el comportamiento, potencia y tracción, producen grandes resultados en la pista. Resultados que, agregó Bartolini, sólo pueden ser explorados al máximo por un piloto profesional, ya que raramente un cliente de F 50 tenga las habilidades para llevarla a su límite. En términos de performance absoluta, la F 50 es muy superior a la F 40, sobre todo en circuito, que es donde cuenta. En Fiorano, la F 50 es 3 segundos más rápida que el modelo anterior.
Luego de más de 3.000 horas en el túnel de viento y de tener la parte inferior y los difusores del tipo de la Ferrari 333 sp de carrera, la F 50 refleja la técnica en el diseño de autos de competición, que privilegia la aerodinámica antes que la velocidad final.
Bertolini, nos indicó la butaca de acompañante, para iniciar un giro de reconocimiento al circuito. Un sonido penetrante y hermoso, cortó el aire cuando Andrea pulsó el solitario botón de arranque del tablero. Nos llevó rápido y tuvimos un ejemplo de "guida pulita" o conducción pulida por parte de uno de los hombres que ayudaron a poner a punto esta máquina. Al volver a los boxes ya habíamos experimentado la potencia de los 520 CV y ahora nos tocaba el turno a nosotros.
La posición del piloto es bastante más sentada de lo que uno pudiera imaginar, pero impecable. La pedalera de aluminio "racing", especialmente diseñada para las maniobras de punta y taco, pivota sobre bisagras de titanio en el piso. Una belleza. Todo el interior del cockpit es de fibra de carbono: tablero, piso y puertas. Un lugar desnudo y espartano, pero de alta tecnología y de una terminación inmaculada.
Al poner la llave se enciende el tablero y, en el cuentarevoluciones, la línea amarilla de las 8.000 rpm, apunta verticalmente hacia arriba, por lo que es de muy fácil lectura. La aguja del velocímetro marca 190 km/h en la vertical y luego sube hasta los 360 km/h.
Primera e inmediatamente nos damos cuenta que esta es la mejor caja Ferrari que hemos manejado. Suave, ligera y precisa en su recorrido. Comenzamos a girar y a girar, tomándole la mano al circuito de casi 3000 metros y a la F 50. Lo primero que nos llamó la atención es que el auto es mucho más civilizado de lo que imaginábamos. El conductor no tiene que convivir con la dureza y aspereza de un auto de carrera, es muy manejable. Al superar las zonas de las 7.000 rpm en cada cambio, el placer captura los sentidos y la mente comienza a disfrutar y a ser exigida.
Al jugar con el acelerador en las maniobras de rebajes, los aullidos son como los de un lobo, fuertes y furiosos, revelando la gran personalidad que brota de su motor V12 aspirado.
La inmediatez de la respuesta es sin fin. Siempre parece haber más potencia, revoluciones y decibeles en reserva. Sin dudas, este es el más perfecto rendimiento en performance jamás logrado por un motor atmosférico de producción. Hemos tenido la oportunidad de conducir los mejores autos del mundo, pero ninguno nos entregó la posibilidad de conducirlo tan rápido y fácilmente como la F 50.
En las curvas de segunda y tercera de Fiorano, la F 50 invita a ser un poco más atrevidos. El auto es fácil, sin vicios y ligeramente subvirante. A medida que le fuimos tomando la mano, aceleramos más fuerte a la salida de las horquillas y curvas lentas, sacando la cola con la potencia y doblando de esta forma. El dominio es perfecto y simple, porque no hay latigazos.
La recta de Fiorano, solamente nos permitió poner la quinta velocidad, no tuvimos tiempo para cronómetros, pero saliendo de la horquilla en segunda y pasando todos los cambios, a las 8.600 rpm aproximadamente (que sonido..!), vamos muy rápido. Es una demostración del brutal poder del V12, ya que nos hace rozar los 260 km/h.
Los frenos son espectaculares y su eficacia debe ser el standard en las Ferrari. Al circular rápido y frenar exigido, comenzaron a comportarse como frenos de competición de alta gama. El pedal tiene dos posiciones, al comenzar a frenar hay una zona de aproximación y luego sí comienza a frenar. Y lo hace exactamente donde y como lo quiere el piloto. No hay una clavada cuando las pastillas aprietan los discos, pero se siente como el arnés de cuatro anclajes se nos clava en el pecho. "Estos frenos son tan buenos, que el piloto se va a cansar antes que ellos", decía Bartolini.
Sólo nos quedan palabras de agradecimiento hacia Ferrari por la confianza puesta en Parabrisas. Porque nos permitió probar y sentir la última experiencia automovilística y la sensación más cercana a un F1l para calle, con total soltura y a nuestro propio criterio.
Todas las F 50 ya están vendidas. Se construyen a razón de 3 Ferrari por semana y la última se entregará a mediados del año 1997.
Nuestra experiencia a bordo de la F 50 será inolvidable. Y nos brindaron la posibilidad de creernos grandes pilotos, al menos, por unas horas.
Hoy por hoy, no existe en el mundo un auto tan soñado, con respuestas tan puras a la performance. Sólo el McLaren GTR tiene un concepto tan espectacular, pero el auto no es tan "usable" y tampoco posee el carácter y la posibilidad de hacer vibrar a su piloto como lo hace una Ferrari.
Don Enzo estaría orgulloso de ella...

Por Fernando Parrado
Fotos Jimmy Van Wassenhoue

Características técnicas

Motor

Naftero, doce cilindros en V a 65 grados con block de acero y aluminio, cuatro árboles de levas a la cabeza, comandado por correa dentada. Alimentado por inyección electrónica multipunto Motronic. Diámetro por carrera 85 x 69 mm. Cilindrada 4.700 cm3. Relación de compresión 11.3:1 Potencia 520 CV a 8.500 rpm. Par motor 48 kgm a 6.500 rpm

Transmisión

Caja manual. Tracción trasera. Seis marchas y MA con las siguientes relaciones. 1era 2.93; 2da 2.16; 3era 1.68; 4ta 1.36; 5ta 1.11; 6ta 0.9:1. MA 2.53:1. Diferencial 3.7:1

Dirección

Piñón y cremallera

Frenos

Delanteros y traseros de discos ventilados

Suspensiones

Delantera. Independiente, brazos oscilantes transversales, resortes helicoidales y amortiguadores telescópicos con reglaje electrónico
Trasera. Independiente, brazos oscilantes transversales, resortes helicoidales y amortiguadores telescópicos con reglaje electrónico

Neumáticos / Llantas

Llantas 13J x 16" de aleación liviana. Delanteros 245/35 ZR18. Traseros 335/30 ZR18

Carrocería

Largo 4.480 mm Ancho 1.986 mm Alto 1.120 mm Entre ejes 2.580 mm Trocha delantera 1.620 mm Trocha trasera 1.602 mm Peso 1.230 Kg

Las mejores imágenes de esta prueba en Alta Resolución

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

 




Cotizá ahora el seguro para tu auto

VELOCIDAD MÁXIMA 319.000 Km/h

ACELERACIÓN
0 a 400 m
11.7 s
0 a 1000 m
21.4 s
0 a 50 Km/h
1.8 s
0 a 60 Km/h
2.0 s
0 a 80 Km/h
2.9 s
0 a 100 Km/h

4.1 s

0 a 120 Km/h
5.0 s
0 a 140 Km/h
6.6 s
0 a 180 Km/h
10.1 s
0 a 200 Km/h
12.2 s
0 a 240 Km/h

18.2 s

0 a 250 Km/h

20.1 s

40 a 140 Km/h
5.3 s
80 a 100 Km/h en 4ta
2.3 s
80 a 100 Km/h en 5ta
3.3 s
80 a 120 Km/h
2.1 s
80 a 160 Km/h en 5ta
11.0 s
80 a 180 Km/h
7.2 s
80 a 180 Km/h en 5ta
13.6 s
100 a 140 Km/h en 4ta
3.9 s
100 a 140 Km/h en 5ta
4.6 s
100 a 140 Km/h en 6ta
5.4 s
CONSUMO
l/100 Km
Mixto
21.2
Deportivo
29.5

FRENADA
100 Km/h a 0
38.5 m
200 Km/h a 0
138.1 m

MEJOR TIEMPO EN EL CIRCUITO DE FIORANO
1m27s00

 

Valores de prestaciones tomados del sitio Seperfs.com en base a registros de la revistas Action Auto Moto, Best Motoring, Car & Driver MotorWeek, Quattroruote y Sport Auto.

Fue en diciembre del año pasado, en una confitería de Montevideo cuando Fernando Parrado me habló por primera vez de sus intenciones de probar una Ferrari F-50. Por ese entonces era sólo una idea, un sueño muy remoto, que Parrado había empezado a conversar con distintos amigos de Europa, además de haber enviado la correspondiente solicitud a Maranello. Este entrañable amigo y colega uruguayo, que deleita semanalmente a su público con un impecable programa de TV sobre autos, ya tenía su "historial". Había probado varios Fórmula 1 -casi todos los de punta y de distintas épocas- y hasta el último McLaren de calle, con nada menos que 630 CV. Experiencia no le faltaba. Tampoco entusiasmo y, mucho menos, pasión.
Finalmente lo logró. Una mañana, pocos días antes del G.P de Mónaco, Parrado se subía al último gran mito de Ferrari, en el mismo circuito de Fiorano, la pista oficial de pruebas de la Scuderia. Una F-50 de 520 CV, que cuesta medio millón de dólares y de las cuales se construirán solamente 349 unidades. Sus sensaciones y envidiable experiencia, las cuenta para los lectores de Parabrisas. Un verdadero orgullo que esperamos que Ud. disfrute con la misma emoción que, el y todos nosotros, sentimos cuando el material llegó a nuestra mesa de trabajo.

Jorge Fernández Morano

LA UBICACIÓN DEL V-12 HACE QUE EL DISEÑO DE LA CABINA SEA AVANZADA, LO QUE ENFATIZA SUS LARGOS FLANCOS Y LA COLA

Ferrari F-50
Su interior es de fibra de carbono; tablero, piso y puertas. Un poco espartano, pero de alta tecnología y buena terminación

Ferrari F-50
La F-50 es un auto más compacto y más imponente que la F-40, ya que posee un impacto visual y emocional que la supera

TODAS LAS F-50 YA ESTÁN VENDIDAS. SE PRODUCEN A RAZÓN DE 3 POR SEMANA, Y LA ÚLTIMA SE ENTREGARÁ EN 1997

Ferrari F-50

EL CONDUCTOR NO TIENE QUE CONVIVIR CON LA DUREZA Y ASPEREZA DE UN AUTO DE CARRERA, ES MUY MANEJABLE

Ferrari F-50
El V12 desarrolla una potencia de 520 CV a las 8.500 rpm

Vea también

Ferrari F-40

Road Test del Ferrari F-40
Revista Parabrisas Nro 173. Marzo de 1993

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad
Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar