Nacionales

Importados

F1 Web

Gustavo López Productor de Seguros

Road Test de autos importados en el mercado argentino

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer
 

Lancia Delta S4 Stradale - 1986

 

Decatlonista

 

Revista Autopista (España) 1429. Diciembre de 1986
(Prueba disponible gracias a la amabilidad de Fernando Romani)

 

Lancia Delta S4 Stradale

En el mundo del automóvil hay velocistas puros y maratonianos. Si tuviéramos que asemejar el Delta S4 a una especialidad atlética, sin duda lo calificaríamos como un perfecto decatloniano, rápido y resistente

El Delta S4 pertenece a ese reducido grupo de vehículos superespeciales, nacidos para la competición en rallyes, y que obligado por las normas de la Federación Internacional del Automóvil para su homologación como grupo B, han debido ser fabricados en un número mínimo de 200 unidades.
Parte de estas pequeñas series, prácticamente artesanales, son las que realmente han disputado el Campeonato de Mundo, el resto han sido convertidas en versiones más o menos «civilizadas» y puestas a la venta, generalmente a precios bastante elevados, para el disfrute de unos pocos privilegiados.

También te puede interesar

- Prueba del Ford Escort RS Cosworth
- Prueba del Peugeot 205 Turbo 16 4x4

AUTOPISTA es uno de los escasos medios periodísticos del mundo que ha tenido acceso a una prueba a fondo de uno de estos modelos que durante un par de días pudimos analizar. El Delta S4 está disponible en principio, en dos versiones: Competición y Stradale. Lógicamente era la segunda versión la que más nos interesaba, ya que básicamente es idéntica a la de competición,, sólo que con una mecánica civilizada y un acabado más a tono con lo que se espera de un modelo con el que se debe circular por carreteras abiertas al tráfico.
El Delta S4, en su versión "calle" es una mezcla de dos mundos distintos. La primera mirada descubre un vehículo con aspecto de fuerza. Anchos neumáticos, amplias entradas de aire laterales, recortado en longitud, notablemente ancho y bastante bajo, lo menos que se puede decir es que el S4 tiene una silueta extraña, pero también agresiva y, la verdad, bastante atrayente.
El interior del habitáculo es el contrapunto. Totalmente tapizado en cuero, con un acabado no esperado en este tipo de vehículos, demuestra que, si se quiere, se puede tener una versión absolutamente espartana para competición, y una versión incluso ligeramente lujosa para circular por la calle. El equipamiento es supercompleto. El aire acondicionado, absolutamente necesario, los retrovisores exteriores con reglaje eléctrico, la computadora de a bordo y el antirrobo por clave son de serie.

Lancia Delta S4 Stradale
El habitáculo del S4 es más propio de una berlina de lujo que de un vehículo destinado a la competición

Al volante del S4 se tiene la impresión de estar ante un viejo conocido. El porqué de esta impresión hay que buscarlo en que muchos de sus componentes han sido tomados de otros modelos. Por ejemplo, los mandos de luces, limpiaparabrisas e intermitentes son los habituales en cualquier Fiat. La instrumentación está directamente tomada del Uno Turbo, con alguna modificación en las indicaciones de velocímetro y cuentarrevoluciones, y el freno de mano, situado a la derecha del volante, es muy similar, diríamos que el mismo, que el del Citroën GSA.
La posición de conducción es casi perfecta. El volante tiene el tamaño justo, está forrado en piel vuelta con un tacto excelente.
La posición de conducción es casi perfecta. El volante tiene el tamaño justo, está forrado en piel vuelta con un tacto excelente y que no se desliza nunca, y es mínima pero suficientemente regulable en altura. El asiento cumple perfectamente su cometido, aunque para nuestra configuración es ligeramente ancho, y los pedales no sólo están en el sitio justo, sino que su forma es la ideal.
A la derecha, apoyado en el paso de rueda y realizado igual que los pedales, en aluminio perforado, está situado un apoyapiés de generosas dimensiones, absolutamente imprescindible como veremos cuando lleguemos al comentario del comportamiento del vehículo.

Lancia Delta S4 Stradale
Excelente comportamiento. Más fácil de conducir de lo que pudiera parecer a primera vista

Cerramos la puerta, ajustamos el cinturón y los retrovisores y dedicamos unos segundos a familiarizarnos con el vehículo. Hacia adelante la visibilidad es bastante buena; hacia atrás, realmente escasa. El retrovisor central tiene muy poco campo de visión, y los laterales, regulables eléctricamente, sólo son útiles en su mitad exterior, la mitad interior la ocupa la negra profundidad de las amplias tomas de aire laterales.
Pedimos consejos acerca de sus peculiaridades antes de iniciar la marcha, y tan sólo nos indican que tengamos cuidado con el embrague, un bidisco cerámico de comportamiento bastante brusco. Giramos la llave de contacto y esperamos unos instantes a que las dos bombas eléctricas de gasolina, dispuestas en serie, ceben el circuito de alimentación.
Un nuevo giro a la llave y por detrás de nuestra espalda surge la confirmación de que la mecánica ha cobrado vida. Un mundo de ruidos llena por completo el habitáculo. El excelente acabado, la buena tapicería, el tabique de separación entre motor y ocupantes, se muestran incapaces de ahogar el sonido mecánico.
Recordamos las recomendaciones sobre el embrague, accionándolo vemos que es bastante duro, insertamos la primera velocidad, el mando es preciso, no excesivamente duro y con un tacto metálico, pero muy agradable. Subimos bastante de vueltas el motor y soltamos poco a poco el embrague, el vehículo permanece inmóvil hasta que en un punto preciso el bidisco agarra de improviso. Un pequeño salto y coche se pone en movimiento. El paso a las siguientes velocidades es bastante más sencillo y también después de haber arrancado tres o cuatro veces le coge fácilmente el aire al peculiar embrague.

Lancia Delta S4 Stradale

Nuevamente nos llaman la atención los múltiples sonidos procedentes de la mecánica. Tratamos de identificarlos, uno bastante agudo, que desaparece al superar las 3.000 rpm proviene de los engranajes que mueven el compresor volumétrico. Otro más fino, y también bastante agudo, parte de la turbina del turbocompresor. El escape también colabora lo suyo, en general, el habitáculo llena de un mundo de sonidos que desde luego no calificaremos de desagradables, aunque reconocemos que un largo viaje largo con semejante «música» no debe ser de lo más agradable.
El funcionamiento de la mecánica es extraordinario. En estos momentos es la única que cuenta con doble sobrealimentación a base de compresor volumétrico, que actúa en la parte baja de revoluciones, y el turbocompresor, que proporciona sobrepresión a altos regímenes. El motor de cuatro cilindros con cuatro válvulas por cilindro y sólo 1.759 cm3 de cilindrada, proporciona en esta versión «calle» 250 CV., perfectamente tratables.
Las respuestas al acelerador son instantáneas, y sólo buscándolo con cuidado, se puede apreciar el paso de volumex a turbo rondando las 3.000 rpm. El funcionamiento del cambio no se queda a la zaga. La disposición de las velocidades es algo peculiar, con la primera a la izquierda y atrás, y las otras cuatro velocidades marcando la «H» habitual, con la 5ta ligeramente desplazada a la derecha.

Lancia Delta S4 Stradale

Las relaciones son bastante cerradas, y la celeridad con que la mecánica sube de revoluciones hace que haya que manejar el cambio con asiduidad, siempre y cuando queramos sacarle todo el partido al modelo. Curiosamente, también acepta una conducción reposada, y la mecánica es suficientemente elástica y potente como para circular sin problemas a bajas velocidades en 5ta, respondiendo sin brusquedades a las solicitudes del acelerador.
La dirección es bastante directa y ayudada por un curioso sistema de vacío, de idéntico funcionamiento al de un servofreno, no muy ortodoxo pero bastante eficaz, sobre todo en fuertes apoyos. Las suspensiones son auténticas de competición. Los dobles trapecios se encuentran en las cuatro ruedas, y detrás se duplica en número de amortiguadores. Los frenos están perfectamente dimensionados. Cuatro discos ventilados de 300 mm. de diámetro se encargan de detener los más de 1.200 kg. que pesa este modelo.
Si a este impresionante conjunto añadimos la tracción total, no es de extrañar que el comportamiento del coche sea impresionante. Las fuerzas que actúan sobre piloto y pasajero en todo momento son muy superiores a lo que habitualmente se está acostumbrado. La aceleración pega el cuerpo contra el respaldo del asiento, en las frenadas son los cinturones los encargados de retenernos, en los virajes cerrados se aprecia claramente la eficacia de los asientos tipo backet.
Los primeros kilómetros se hacen con bastante cuidado. Recordamos que sólo hay una unidad de pruebas, que es la primera vez que ésta en concreto se pone en manos de un periodista, y que la lista que hay detrás de nosotros es bastante amplia. Sin embargo, no se puede negar que el vehículo invita a rodar deprisa.
Hay que prestar bastante atención a la dirección. Los anchos neumáticos, fabricados por Pirelli especialmente para este modelo, con banda de rodadura formada por una banda con dibujo profundo, otra absolutamente lisa y una intermedia entre ambas, tienen un comportamiento especial en función de su apoyo instantáneo. Además, la asistencia de la dirección tiende a moverla ligeramente en las rectas.
Inmediatamente, se nota que las curvas son su terreno ideal. Da lo mismo que sean de radio grande que cerradas, que el pavimento sea absolutamente liso o que esté completamente degradado; en todos los casos, con el Delta S4 se pasa mucho más deprisa y con una importante sensación de seguridad.
Yendo realmente rápido, pero sin tratar de emular a los campeones que los conducen en rallyes, el vehículo se muestra claramente subvirador. Fácilmente corregible con tan sólo levantar ligeramente el pie del acelerador, para volverlo a pisar inmediatamente. Teníamos curiosidad por ver las prestaciones que era capaz de desarrollar este modelo. La verdad es que los resultados nos han sorprendido. La velocidad máxima de 234 km/h. es más que destacable para un modelo que desde luego es potente, pero que aerodinámicamente deja bastante que desear.
Las cifras de aceleración y recuperación hablan por sí mismas, y sólo cabe decir que con los 25"3/10 en los 1.000 m., partiendo de parado, el S4 está a la altura de los Ferrari 328, Porsche 911 Carrera y sólo es superado, de entre los que han sido probados por AUTOPISTA, por el Ferrari GTO, el Porsche 959 y el Porsche 911 Turbo.
No sabríamos decir qué nos ha impresionado más, si las fulgurantes aceleraciones, la forma de alcanzar la velocidad máxima a base de fuerza en pugna contra el aire, o las espectaculares frenadas, también con agudos sonidos procedentes de las pastillas.
En general, nos ha sorprendido la relativa facilidad con que se conduce el coche, y el esmerado diseño y acabado del habitáculo. Nos ha gustado la enorme fuerza con que ataca todos los terrenos y el potencial que encierra en su diseño.
Su precio ronda los 11.000.000 de pesetas en en Italia, no muy elevado contando con que es un vehículo de capricho y puramente artesanal. Su pequeña producción lo hace propio de coleccionistas o especuladores, pues éste debe ser modelo que con el tiempo es fácil que se revalorice.

E. Zorzano

Lancia Delta S4 "Evolución"
Un F.1 de carretera

Lancia Delta S4 Stradale
El Lancia S4 de Fabrizio Tabaton, camino de la victoria en el Rallye de Catalunya y en el Europeo

GRACIAS a la permisibilidad de los reglamentos de la Federación Internacional para adaptar a la competición los coches de los distintos grupos, el Delta S4, como Grupo B, con 20 unidades «evolucionadas», bastaba para transformar este 4 ruedas motrices en un pura sangre de competición. Los bajos de caja fueron provistos de efecto suelo, el coche aligerado hasta 1.050 kg. y el motor gracias a un turbo y un compresor, según la presión de turbo, podía llegar a desarrollar más de 500 CV: ¡toda una bomba!.
Lancia bajo las órdenes de Cesare Fiorio concibió un plan ambicioso para este coche (que se vendía a más de 16 millones la unidad de serie) para los equipos oficiales y paraoficiales. Lancia Martini correría el Mundial de rallyes para marcas y para pilotos, en el cual aún están enzarzados con una pequeña posibilidad para que Markku Alen pueda ganar el título de pilotos. Al Jolly Club le correspondía defender el honor de la marca en el Campeonato italiano y el Open de Italia, habiendo ya ganado este último y debiendo defenderse del Peugeot de Zanussi, en el Italiano; mientras que la escudería Griffone de Génova, con Fabrizio Tabaton, tenía asignado el Europeo, que lo ganaba tras una última victoria en el Cataluña. Los privados casi no han corrido con un coche tan complejo como caro, que es el Delta S4, aunque algunas unidades con diversos grados de preparación corren algún rallye o slalom en Italia y en España José Ignacio Sunsundegui participa asiduamente con un S4 en el Campeonato de Tierra.
El Delta S4 comenzó a correr en el rallye del Algarve de 1985 con Markku Alen, logrando un mes después un estrepitoso doblete, al imponerse en los dos primeros puestos del rallye del RAC de ese año, con Henri Toivonen y Markku Alen, en su primera participación en un rallye del Mundial. Con la victoria del Montecarlo con Henri Toivonen, parecía que el coche había logrado un «algo más» que su oponente el Peugeot 205 Turbo 16, hasta entonces el «máximo» de los coches de rallyes. La retirada del rallye de Portugal y sobre todo los trágicos acontecimientos que costaron la vida a Henri Toivonen cuando dominaba el Tour de Corse, llevaron a la FISA a prohibir los Gr.B para 1987 y al equipo Lancia, a pasar un bache psicológico, que les ha costado el Mundial de Marcas de este año. Pese a su efímera vida, pues en 1987 tan sólo participará en algunas carreras - exhibición, el Delta S4 habrá sido un monstruo de la competición, difícil de olvidar.

R. Muñoz.

Características técnicas

Motor

Central longitudinal. 4 cilindros en línea. Diámetro por carrera 88.5 x 71.5 mm. Cilindrada 1.759 cm3. Cigüeñal de 5 apoyos. Bloque y culata de aleación ligera. Alimentación por inyección electrónica Weber. Doble sobrealimentación. Bomba de combustible eléctrica. Filtro de aire en seco en papel. 4 válvulas por cilindro en culata accionados por vasos invertidos. 2 árboles de levas en culata accionados por piñones y correa dentada. Encendido electrónico. Distribuidor Magnetti Marelli. Control de avance computarizado (junto con la inyección). Bujías Champion. Bobina refrigerada por aire Magnetti Marelli. Lubricación por bomba de aceite refrigerado por radiador. Capacidad total 8.0 litros. Cambio de aceite 7.8 litros. Refrigeración por liquido. Arrastre del ventilador por motor eléctrico. Circuito hermético. Capacidad total del circuito 10.0 litros.
Relación de compresión 7.6:1. Potencia 250 CV DIN a 6.750 rpm. Par máximo 29.7 kgm DIN a 4.500 rpm.

Transmisión

Embrague bidisco cerámico. Diámetro del disco 190.0 mm. Mando hidráulico. Cambio de velocidades de 5 marchas manuales con las siguientes relaciones. 1era 2.500; 2da 1.579; 3era 1.115; 4ta 0.862; 5ta 0.710:1. Disposición motriz, mecánica central y tracción total. Grupo cónico hipoide. Reducción 2.643:1 (14/37).

Suspensión

Delantera. De ruedas independientes con doble triángulo. Resortes helicoidales. Amortiguadores hidráulicos telescópicos. Estabilizador por barra de torsión.
Trasera. Ruedas independientes con doble triángulo. Resortes helicoidales. Amortiguadores hidráulicos telescópicos (doble). Estabilizador por barra de torsión.

Frenos

Tipo doble circuito, uno por cada tren. Asistencia Master Vac. Dispositivo Antibloqueo; regulador de presión sobre el tren trasero. Delanteros de discos ventilados. Diámetro del disco 300.0 mm Área de barrido 703 cm2. Traseros de discos ventilados. Diámetro del disco 300.0 mm. Área de barrido 703. cm2. Área total 1.406 cm2.

Dirección

De cremallera. Desmultiplicación 14.4:1. Diámetro de giro 10.9 metros. Vueltas de volante totales 2.80. Árbol de dirección dividido en tres tramos. Con servo. Diámetro externo del volante 36.5 cm

Llantas y neumáticos

Llantas medida 8" x 16" de aleación ligera. Neumáticos radiales 205/55 x 16". Marca Pirelli P-Zero Corsa.

Equipo eléctrico

Tensión 12 v. Generador por alternador de 910 W y 65A. Batería Magnetti. Capacidad 350 Ah y 50 A

Carrocería

Bastidor por estructura portante. Mezcla monocasco / tubular. Deposito de combustible 70 litros. Berlina de dos volúmenes y 3 puertas. Largo 4.005 m Ancho 1.800 m Alto 1.500 m Entre ejes 2.440 m Trocha delantera 1.500 m Trocha trasera 1.520 m. Peso en orden de marcha 1.200 Kg. Distribución de peso entre ambos trenes 44.5 / 55.5 %

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

 



Lo mejor

  • Comportamiento excelente
  • Prestaciones de primer orden
  • Equipamiento muy completo
  • Postura de conducción

Lo peor

  • Un mundo de ruidos
  • Comportamiento en línea recta
  • Embrague de tacto especial
  • Visibilidad posterior

 

Cotizá ahora el seguro para tu auto

VELOCIDAD MÁXIMA 234.500 Km/h
En 5ta a 5.738 rpm

ACELERACIÓN
0 a 400 m
13.6 s
0 a 1000 m
25.3 s
0 a 100 Km/h
6.0 s (*)
40 Km/h a 400 m en 4ta
16.3 s
40 Km/h a 1000 m en 4ta
28.7 s
50 Km/h a 400 m en 5ta
17.0 s
50 Km/h a 1000 m en 5ta
30.8 s

UN MODELO DE COMPETICIÓN, PARA ANDAR POR LA CALLE

Lancia Delta S4 Stradale
La instrumentación es una vieja conocida. Está directamente tomada del Fiat Uno Turbo

Lancia Delta S4 Stradale
Los asientos son auténticos backet, forrados en cuero, son cómodos y absolutamente necesarios

Lancia Delta S4 Stradale
Voluminosos intercambiadores para el aire de admisión. Junto a ellos, los neumáticos especiales Pirelli

Lancia Delta S4 Stradale
Los pedales, por forma, posición y distancia entre ellos, son prácticamente inmejorables

Lancia Delta S4 Stradale

EQUIPAMIENTO

ELEMENTOS DE CONFORT

Puesto de conducción

- Servofreno
- Servodirección neumática
- Diferencial autoblocante
- Regulación de volante en altura

Visibilidad

- Cristales tonalizados
- Luneta térmica
- Parabrisas laminado
- 3 velocidades del limpiaparabrisas
- Retrovisores exteriores con regulación eléctrica

Luces

- Faros halógenos H4
- Faros auxiliares de largo alcance
- Intermitentes de emergencia
- Luz de marcha atrás doble
- Luz antiniebla posterior doble

Instrumentación

- Termómetro de agua
- Voltímetro
- Cuenta kilómetros parcial
- Cuentarrevoluciones
- Manómetro de aceite
- Termómetro de aceite
- Reloj digital
- Ordenador de viaje

Luces testigo

- Reserva de combustible
- Freno de estacionamiento
- Nivel bajo de líquido de freno
- Desgaste acusado de pastillas de freno
- Comprobador de funcionamiento de testigos

ELEMENTOS DE CONFORT

Dotación del habitáculo

- Parasoles orientables
- Cinturones retráctiles delante
- Encendedor eléctrico
- 1 cenicero
- Luz de lectura
- Tapicería de cuero

Climatización

- Aire fresco exterior directo
- Extracción dinámica del aire interior
- 2 velocidades del ventilador
- Desempañado cristales laterales
- Aire acondicionado

OTROS ELEMENTOS

- Tapón depósito de combustible con llave
- Pintura metalizada
- Llantas de aleación ligera

Vea también

Lancia Delta HF Integrale

Road Test Lancia Delta HF Integrale
Revista Autopista (España) 1498. Marzo de 1988

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 
 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad
Por Gustavo Ernesto López

email guerlopez@gmail.com