Nacionales

Importados

F1 Web

Gustavo López Productor de Seguros

Búsqueda personalizada

Road Test de autos importados en el mercado argentino

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Mitsubishi L-200 GLS - 1998

 

Caballos, estilo y performance

 

Revista Parabrisas Nro 240. Octubre de 1998

 

Mitsubishi L-200 GLS

La nueva pick-up imagen de Mitsubishi revitaliza el concepto del TT utilitario: aventurero ideal y divertido, con una caja para 1.000 kg de carga

De pronto, tomamos conciencia. Fue cuando pusimos primera y salimos de Alfacar sobre la nueva Mitsubishi L200 GLS. Precisamente, en enero del '97, habíamos hecho idéntica maniobra para llevarnos la L200 Magnum, antecesora inmediata de esta y el modelo con que inauguramos nuestra sección de 4x4. Asumirlo, nos llevó a pensar en el trabajo y el esfuerzo realizados durante estas 21 ediciones de la sección. Pero no hizo falta apelar a tanta experiencia para darnos cuenta de que a pesar de la marca y a pesar de la sigla, esta GLS es muy diferente de aquella Magnum. Como su antecesora, la nueva pick up doble cabina de Mitsubishi, sugiere más diversión y esparcimiento que trabajo. Por más que su capacidad de carga de 1.000 kilos no sea para desestimar, la personalización que proponen su atractivo y musculoso estilo, los enormes neumáticos, la combinación de colores, una ganancia de 13 CV respecto a la versión anterior y un precio elevado seducen más a una elite de aventureros pudientes que a la mayoría trabajadora. Precisamente, esta tendencia convirtió, antes a la Magnum y ahora a la GLS, en la "pick up - imagen" de Mitsubishi, un ícono de prestigio que tiene su contrapartida en la misma gama de L200, con ejemplares más accesibles, sin tanta parafernalia musculosa y que apuntan decididamente al trabajo, aunque esta sea otra historia.

Mitsubishi L-200 GLS

Diseño - Aerodinámica

Si la Magnum lucía poderosa, la GLS no se queda atrás. Sin embargo, su tratamiento estilístico es más refinado y actual. A partir de una sección más angosta, tiene bordes redondeados en lugar de aristas rígidas, el capot y el parabrisas son más lanzados y pese a tener faros similares, quedan mejor integrados a una parrilla con bordes en V. Se destaca el babero con tratamiento muy pulido que incorpora las luces reglamentarias, dos tomas de aire que copian a estas y otra toma amplia central. Dos elementos que aportan agresividad son la toma dinámica del intercooler sobre el capot y la llamativa defensa frontal cromada que, pese a cumplir funciones estéticas y de seguridad, afecta la visibilidad al reflejar la luz del sol y de las luces principales. El perfil es armonioso y hasta con cierta elegancia. Se ve favorecido por el trazo en la división de colores, las grandes ruedas y los abultados pasarruedas. De atrás, su línea se suma a la de la mayoría de las pick-ups: un bajo y ancho rectángulo sin sorpresas de estilo. Por más que sus luces (incluyendo la tercera luz de stop) y el generoso paragolpes cromado hayan sido pensados para realzar el sector.

Motor - Prestaciones

Casi 150 km/h de máxima, de 0 a 100 km/h en 16s3 y una elasticidad de 21s8 para ir de 60 a 120 km/h, nos indican que estamos ante un óptimo aprovechamiento de los 100 CV de este 2.5 turbo con intercooler. Un motor conocido en la línea Mitsubishi que sin grandes modificaciones ganó 13 CV en relación a la versión precedente -ni siquiera se modificó su índice de compresión de 21:1-. Eso sí, empeoró un poco el consumo en relación a la Magnum: ahora promedia 10.1 km/l. Por sobre las 1.800/2.000 rpm, que es cuando el turbo acopla con notoria suavidad, la L200 se muestra ágil pese a los 1.700 y pico de kilos. No presentó renuncios ante la exigencia de viajar durante varias horas a su máximo régimen de 4.200 vueltas. El torque se incrementó de 20,5 a 24,5 kgm a las mismas 2.000 rpm, con lo que ganó bastante a la hora de poner la tracción 4x4 y empezar a trepar.

Mitsubishi L-200 GLS
Brillante tenida en cualquier piso

Confort y espacio interior

"Que cómoda, parece un auto..." fue la frase más escuchada de los circunstanciales ocupantes de la L200. La sensación -justificada, por cierto- es debido a la combinación de un hábitat acogedor y bien terminado, con un placentero andar. Pero vayamos por partes. acceso delantero es cómodo, salvo por la distancia al suelo en que se encuentra el piso de la L200 que obliga a levantar mucho las piernas. El largo estribo está algo escondido sobre los flancos y no inspira a utilizarlo. Contando con esto, atrás la maniobra está más acotada por las puertas pequeñas, pero no incomoda. Por tratarse de una pick-up, la posición de manejo es impecable, aunque le faltaría un apoyapié más generoso. La combinación de regulaciones de asiento y volante (en altura) no dejan opciones para la incomodidad. Con el conductor y el acompañante bien acomodados, el sector trasero fue objeto de nuestra mayor atención. Sin embargo, muy pronto comprobamos que permite que viajen dos personas de gran porte -1,80 m y más de 90 kilos- con buen confort aun en tramos de más de 500 km. Para alojar a tres, los parámetros son demasiado justos ante recorridos largos. Si bien el habitáculo no es muy grande, la ubicación racional de sus componentes lo hacen muy cómodo, a pesar de un techo bajo que al principio nos hizo dudar. Las teclas levantacristales están a la mano sobre el apoyabrazos delantero, donde también se encuentra el control eléctrico de los espejos externos; sin embargo, no tienen iluminación, lo que complica su accionar durante la noche. Está muy bien insonorizado, tiene varios espacios para guardar objetos, aunque no se puede decir lo mismo del equipaje. El espacio que hay atrás del asiento trasero es muy acotado: lo ideal sería practicar un "buche" luego de la cabina que, achicando la capacidad de la caja levemente, permitiría un práctico lugar para valijas o bolsos.

Instrumental - Equipamiento

La visibilidad de los instrumentos es correcta; sin embargo, a veces se complica porque los relojes están ubicados muy profundamente. Cuenta con lo básico -velocímetro, cuentavueltas, medidor de combustible y temperatura- y el pequeño panel adicional sobre el tablero aporta inclinómetro, medidor de temperatura externa y voltímetro. El sistema de audio es estupendo; la radio AM/FM con pasacasetes presenta una gran calidad de sonido, está digitalizada y el control de volumen es con perilla. El aire acondicionado es impecable en su capacidad, presenta buena potencia y dosificación sin problemas. Todas las puertas cuentan con levantacristales eléctricos y trabas independientes. Además, las traseras traen ceniceros individuales y apoyabrazos. El sistema de traba de puertas es central, accionándose a través de la llave. Otros detalles que incorpora son, buena luz interior y de mapas, tambor de llave de ignición iluminado y apertura interna de tanque al lado del asiento del conductor.

Mitsubishi L-200 GLS

Los elásticos hacen a la suspensión trasera lo suficientemente sólida y confiable para el off-road

Dirección - Suspensión

El radio de giro de la L200 está bastante acotado; esto sumado a su largo total -casi 5 metros- hace que no se sienta cómoda en espacios reducidos. Sin embargo, su funcionamiento fue estupendo, tanto en ciudad como en ruta. Se destaca su precisión a pesar de una importante asistencia. Las suspensiones son duras y si bien incomodan en tramos desparejos, brindan gran seguridad andando rápido por tierra y ripio y hacen a la L200 muy confiable en los amplios curvones de pavimento.

Transmisión - Caja

La selectora tiene recorridos largos, pero es muy precisa y segura. Las marchas son cortas, y junto al buen torque del motor 2.5, convierten a la L200 en un vehículo muy ágil y con gran capacidad de trepada. Trae diferencial de deslizamiento limitado y el acople de la doble tracción es mediante el tradicional sistema de palanca (se indica en el tablero) y cubos de ruedas, operación manual algo engorrosa pero muy confiable.

Mitsubishi L-200 GLS
La L200 tiene un importante despeje al piso de 235 mm. Esto hace que se pueda encarar con confianza cualquier accidente del camino

Ruta - Todo Terreno

Las pruebas por sierras y rutas sobre más de 2.000 kilómetros, nos permiten calificar a esta L200 con un aptitud envidiable. La buena penetración, sus suspensiones y su largo entre ejes, le posibilitan muy buena tenida direccional sobre cualquier terreno. En off road también brilla gracias a su importante despeje al piso -235 mm-, por más que contra esto atenta su largo máximo. Decíamos de su buena tenida, a la que no traiciona el característico cabeceo de este tipo de vehículo alto. En la suspensión delantera, una gruesa barra antirrolido minimiza el efecto, con lo que gana en seguridad. Estas características, sumadas a su buen confort, hacen que los viajes largos sobre cualquier piso sean bastante descansados.

Seguridad - Frenos

Frenando con energía tiende a bloquear y no le vendría mal el ABS. Sin embargo, los frenos son muy efectivos y más si se tiene en cuenta la pobre frenada de la Magnum. En las pruebas de 60 y 80 km/h a 0 frenó algo cruzada, pero en las de 100 y 120 se comportó correctamente. Para muestra valga esta anécdota: de 120 a 0 paró en poco menos de 62 metros, o sea, necesitó sólo siete metros más que el nuevo Gol. Y eso que la L200 pesa 1.700 kilos... Trae apoyacabezas para todos los asientos; los cinturones inerciales se traban con cierta frecuencia en terrenos desparejos. La iluminación es buena, pero no le vendrían mal un par de faros adicionales. No trae airbags, elementos que deberían estar presentes si pensamos en los casi 40.000 pesos que cuesta.

Mitsubishi L-200 GLS
En el Cherokee '97 se modificó la parrilla, se cambió la posición de las luces de giro delanteras y las baguetas. Según los usuarios, las líneas tradicionales no debían cambiar

Precio

Indudablemente, esta L200 GLS es un vehículo caro. Cuesta como una Blazer y es una pick-up. Pero por todo lo que brinda y ese halo especial que la convirtió en uno de los vehículos-imagen más fuertes de Mitsubishi, seguramente habrá muchos que la prefieran. Y para que a éstos no les remuerda la conciencia, creemos tener el argumento más lógico: ¿dónde van a encontrar un Todo Terreno con una caja para 1.000 kilos por 38.900 pesos?.

Texto Ricardo Delgado
Fotos Juano Fernández
Agradecimiento. Estancia Lolen

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

Origen: Francia

CONCLUSIONES

Los más

  • Elasticidad del motor

  • Comportamiento en ruta y todo terreno
  • Confort y terminación
  • Frenos
  • Estética
  • Radio / Pasacassette

Los menos

  • Radio de giro limitado

  • Tamaño del vehículo
  • Portaequipaje reducido
  • Teclas levantacristales sin iluminación

Cotizá ahora el seguro para tu auto

VELOCIDAD MÁXIMA 147.700 KM/H
En 5ta a 4.200 rpm

ACELERACIÓN

0-80 Km/h

10.8 s

0-100 Km/h

16.3 s

0-120 Km/h

23.1 s

0-400 metros

19.4 s

0-1000 metros

36.9 s

60 a 120 Km/h en 4ta

18.2 s

80 a 120 Km/h en 4ta

14.9 s

60 a 120 Km/h en 5ta

21.8 s

80 a 120 Km/h en 5ta

16.6 s


FRENAJE

60 Km/h a 0

13.6 m

80 Km/h a 0

26.5 m

100 Km/h a 0

43.7 m

120 Km/h a 0

61.9 m
CONSUMO (km/l)
Urbano
8.1
Ruta a 90 Km/h
13.5
Ruta a 120 Km/h
8.8
Promedio
10.1

VELOCIDAD MÁXIMA EN CADA MARCHA
1era
43.0 Km/h a 5.250 rpm
2da
70.5 Km/h a 5.250 rpm
3era
107.3 Km/h a 5.500 rpm
4ta
140.1 Km/h a 4.600 rpm
5ta
147.7 Km/h a 4.200 rpm

LA BUENA PENETRACIÓN Y SU MOTOR DE 100 CV LE PERMITEN CASI 150 KM/H. VELOCIDAD QUE CONGENIA CON EL ANDAR DE UN AUTO Y UN BUEN CONFORT

Mitsubishi L-200 GLS
Los respaldos traseros se abaten y descubrimos un espacio muy chico

EL ESPACIO PARA EL EQUIPAJE ES CASI INEXISTENTE; SIN DISMINUIR MUCHO SU VOLUMEN DE CARGA, PODRÍA INCORPORAR UN "BUCHE" LUEGO DE LA CABINA

Mitsubishi L-200 GLS
Conectando los cubos: sistema complejo, pero confiable

Mitsubishi L-200 GLS
La manija del portón abra a un solo toque

EQUIPAMIENTO

- Levantavidrios eléctricos
- Cierre centralizado de puertas
- Columna de dirección regulable en altura
- Aire acondicionado
- Dirección asistida
- Espejos eléctricos
- Tablero adicional con inclinómetro, voltímetro e indicador de temperatura externa
- Reloj digital
- Apertura interna del tanque de combustible
- Autoestéreo / pasacasetes con cuatro parlantes
- Posavasos delanteros
- Diferencial con deslizamiento limitado
- Defensa delantera
- Tercera luz de stop
- Llantas deportivas de aleación

Mitsubishi L-200 GLS
Manteniendo su compresión de 21 a 1, el motor 2.5 turbo fue mejorado y ganó 13 CV

DETALLES

• Importante error de velocímetro: algo más de un 8%.
• La defensa delantera lleva un recubrimiento plástico con la palabra Mitsubishi pintada. Esta comenzó a levantarse luego del primer lavado.
• Después de más de 100 km sobre tierra y ripio, trepamos al pavimento y la L200 no acusó ningún ruido.
• La visibilidad por la ventanilla trasera está comprometida por los apoyacabezas, pero los espejos externos son de lo mejor que hemos visto.
• Cada una de las cuatro puertas incorpora traba, apoyabrazos, tecla levantacristal y en las traseras, además, ceniceros.
• Las salidas de aire centrales del tablero no tienen perillas de cierre.
• Si bien el hábitat está muy bien insonorizado, el sonido del motor a máximo régimen en quinta, hace pensar que se está viajando en una marcha menos.

Mitsubishi L-200 GLS
En un hábitat confortable, la posición de manejo se logra de manera impecable. Todos los relojes y comandos se encuentran bien ubicados. Un espacio para disfrutar del manejo y viajar distendido

Mitsubishi L-200 GLS

SU CAPACIDAD DE FRENAJE MEJORÓ MUCHO EN RELACIÓN A LA MAGNUM ANTERIOR, AUNQUE LE VENDRÍA MUY BIEN UN SISTEMA ABS

Características técnicas

Motor

Diesel, delantero, longitudinal, cuatro cilindros en línea, un árbol de levas a la cabeza comandado por correa dentada, alimentado por inyección indirecta, turbo e intercooler. Diámetro por carrera 91.1 x 95 mm Cilindrada 2.477 cm3. Relación de compresión 21:1. Potencia 100 CV a 4.200 rpm. Torque 24.5 kgm a 2.000 rpm

Caja de cambios

Manual. Tracción trasera, con opción 4x4, cinco marchas en alta y baja y MA. con las siguientes relaciones. 1era 3.91; 2da 2.26; 3era 1.39; 4ta 1:1; 5ta 0.82: MA 3.95. Diferencial trasero 4.87:1.

Frenos

Delanteros de discos ventilados y traseros de cintas y campanas

Suspensiones

Delantera. Independiente con brazos transversales, barra de torsión, resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos
Trasera. Eje rígido con ballestas elípticas rígidas, amortiguadores hidráulicos.

Dirección

Piñón y cremallera, asistida

Llantas y neumáticos

Llantas 6.5J x 15". Material: aleación liviana. Neumáticos 265/70 R 15

Carrocería

Pick up doble cabina, 4 puertas y 5 plazas. Tanque de combustible de 75 litros. Capacidad de carga 1.005 Kg. Peso en orden de marcha 1.725 Kg. Largo 4.920 mm Ancho 1.775 mm Alto 1.800 mm Entre ejes 2.960 mm Trocha 1.465 mm

Precio

$ 38.900. Garantía de 2 años o 50.000 kilómetros

Vea también

Mitubishi Montero GLS

Road Test del Mitsubishi Montero GLS
Revista Parabrisas Nro 196. Febrero de 1996

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar