Nacionales

Importados

F1 Web

Gustavo López Productor de Seguros

Búsqueda personalizada

Road Test de autos importados en el mercado argentino

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Pontiac Firebird 3.1 V6 Sport Coupé - 1991

 

Coche de capricho

 

Revista Autopista (España) 1642. Enero de 1991
(Prueba disponible gracias a la amabilidad de Fernando Romani)

 

Pontiac Firebird 3.1 V6 Sport Coupé

Con una línea espectacular y un aspecto muy agresivo, el Pontiac Firebird es un modelo "deportivo" que, por comportamiento y prestaciones, no tiene nada en común con los vehículos semejantes que se fabrican en Europa

Deportivo no es cualquier coupé «bajito», con llantas anchas y ruedas de aleación. Pero tampoco se verifica lo contrario, es decir, el hecho de que un coche lleve cuatro puertas no implica que no se le pueda catalogar como deportivo. Un ejemplo claro de esto último lo constituyen vehículos como el Mitsubishi Galant y el Lancia Delta Integrale. En el caso del Pontiac, argumentos estéticos no le faltan: línea superagresiva, llantas de aleación con anchísimos neumáticos, alerones y spoilers...
Pero los requisitos fundamentales de todo deportivo que se precie van mucho más allá. Hace falta, ante todo, un buen conjunto bastidor - motor. Los parámetros que se han tenido en cuenta a la hora de diseñar el Firebird han sido otros, y responden a una filosofía totalmente distinta a la de los coupés europeos. Hay que resaltar, ante todo, las fuertes limitaciones de velocidad que imperan en los diversos estados americanos, así como una red de carreteras que no tienen absolutamente nada que ver con lo que estamos acostumbrados, y donde encontrar una auténtica curva a veces se convierte en una misión casi imposible.

También te puede interesar

- Prueba del Lancia Delta HF Integrale
- Prueba del Mitsubishi Galant VR

Pontiac Firebird 3.1 V6 Sport Coupé
Pese a lo que pueda parecer, la motricidad no es uno de los puntos fuertes del Pontiac

Sólo teniendo en cuenta estas premisas es posible comprender al Pontiac Firebird. De nada sirve buscar comparaciones (que, como ya sabemos, son odiosas) ni establecer puntos de referencia. Es entonces cuando asimilamos que el Pontiac tiene un planteamiento que roza lo «burgués», excluyendo, claro está, su línea (que es el único rasgo decididamente deportivo que tiene el coche) y la ausencia de baúl o espacio en las plazas traseras.
Tras abrir la enorme puerta y acomodarnos en el asiento, descubrimos un equipamiento muy completo, en el que se incluyen aire acondicionado, servodirección, cierre centralizado, alzacristales eléctricos y otros elementos menos corrientes, como el «airbag» o el control de la velocidad de crucero (de poca utilidad en nuestras carreteras). Una mirada a nuestro alrededor nos delata su origen americano. La instrumentación cuenta con grandes relojes y es muy completa, con detalles curiosos, como la presión del aceite en «kilo-pascales». También existe avisador acústico de luces encendidas o puertas abiertas, con un sonido tan estridente que será difícil no darse cuenta de que se nos ha olvidado algo. Otro detalle de agradecer es el excelente funcionamiento de los limpiaparabrisas, con velocidad regulable y lavaparabrisas eléctrico integrado en la raqueta. Además, son escamoteables, escondiéndose bajo el capó cuando terminan su función. Todo ello se combina con una correcta colocación de los diversos mandos y una terminación general bastante buena.

Pontiac Firebird 3.1 V6 Sport Coupé
La agresiva línea exterior es lo más destacado del Pontiac Firebird

El techo tipo Targa es opcional, y al permitir «descapotar» el coche acentúa su exclusividad y atractivo. Está compuesto por dos partes que se quitan fácilmente con sólo girar una manilla, que además cuenta con cierre por llave. Si ya con el techo puesto el coche llama la atención por donde quiera que circula (es uno de los que más cabezas hace girar a su paso), a ver quién es el valiente que pasa por la puerta de un colegio, a la hora de la salida, con el techo quitado.
La habitabilidad es aceptable sin más. Con una configuración 2 + 2, el túnel de la propulsión posterior y la escasa altura condicionan el espacio reservado para las plazas traseras, aunque no existen problemas a la hora de acomodar dos personas siempre que no sobrepasen una estatura media. Sólo hay que tener cuidado al entrar, pues el anclaje de los cinturones está colocado muy atrás y al abatir el respaldo se interpone en nuestro camino, con lo cual hay que agacharse excesivamente si no queremos que se nos enrede en el cuello. Otro precio a pagar por la exclusividad de su línea es la ausencia del baúl. Está diseñado para alojar una rueda en caso de pinchazo (la de repuesto es de emergencia y no ocupa ni la cuarta parte que las «de verdad») y, mientras la cosa vaya bien, se puede aprovechar para meter pequeños bultos, ya que su forma es un tanto irregular.

Pontiac Firebird 3.1 V6 Sport Coupé
Su línea es muy atrayente y llamativa desde cualquier perspectiva

Debido a sus grandes dimensiones (4,8 metros de largo), a una visibilidad trasera penalizada por un montante lateral muy ancho y a un capó interminable, el manejo en ciudad se complica a poco que tengamos que caIlejear o aparcar en sitios comprometidos. Por aquí entra, por allí no, aquí no cabe...
Y es que no haces más que asomarte por encima del volante a ver si consigues verle el final al capó. El cambio automático y la dirección asistida son nuestros aliados en esta situación. Sin embargo, el grado de confort es elevado, a lo cual contribuye un tarado de las suspensiones bastante blando. Esto va en detrimento del comportamiento en carreteras bacheadas o de firme irregular, donde los excesivos rebotes llegan a ser desagradables. Hay que tener en cuenta que este comportamiento no viene condicionado por una geometría de suspensiones ineficaz (a pesar de la configuración de eje rígido y propulsión trasera), sino por unos tarados que, como ya hemos dicho, no responden al de un modelo deportivo.
El elevado peso (tonelada y media), junto con el cambio automático y una cifra de potencia no muy elevada (142 CV.), hacen que el coche no sea demasiado sobrevirador sino que a veces incluso presente un comportamiento ligeramente subvirador. De cualquier forma, sólo en piso muy deslizante (agua o hielo) puede llegar a producir algún que otro susto. La dirección es rápida y suave pero algo imprecisa, lo que obliga a ir haciendo pequeñas correcciones en la trayectoria. El cambio es progresivo, aunque carece de elementos de control electrónico y no es programable. Con discos ventilados delanteros y tambores traseros, las distancias de frenado son ligeramente largas (también hay que tener en cuenta el elevado peso), pero los frenos soportan bien el trabajo sin presentar síntomas de fatiga o calentamiento.

Pontiac Firebird 3.1 V6 Sport Coupé
El V6 de 3.1 litros apenas llena el enorme vano motor preparado para el V8 del Trans Am

El motor V6 tiene una configuración algo anticuada, con bloque y culata de fundición y árbol de levas situado en el bloque. Con una cilindrada de 3.1 litros y 142 CV., la potencia específica es algo baja (47 CV/l.). Presenta un par elevado a bajas revoluciones, aunque en alta pierde mucho brío y es menos agradable en su funcionamiento.
Las cifras de prestaciones y consumos arrojan unos resultados más o menos favorables desde el punto de vista en que sean analizadas. La velocidad máxima es más que aceptable para un uso «americano» y las aceleraciones y recuperaciones son bastante buenas para tratarse de un modelo automático. Los consumos, teniendo en cuenta el peso y que se trata de un motor con más de tres litros de cilindrada, no son muy altos, aunque la cosa cambia si los comparamos con otros vehículos de similar potencia.
Resumiendo, estamos ante un coche muy exclusivo en el que juzgar su aspecto práctico es casi meterse en camisa de once varas. Su planteamiento y concepción responden a unas premisas
que no tienen nada que ver con los coches europeos, por lo que puede calificarse de un auténtico coche de capricho. Hasta hace poco, no se podía comprar uno de estos vehículos en España, pero actualmente Import-Dir, S. A., con su sede central en la calle Antonio Leiva, 23, de Madrid, se encarga de su importación, venta y mantenimiento. La versión «standard» coincide con la unidad probada, es decir, con un motor de 3.1 litros y el equipamiento señalado, que incluyendo el techo Targa y la radio con ecualizador cuesta 4.210.000 ptas. Bajo pedido puede adquirirse una versión básica, con un precio en torno a los 3.100.000 ptas., o la versión con motor V8 de 5.7 litros. Por último, y también bajo pedido, se puede optar por montar un cambio manual de cinco velocidades. No son precios altos si se tiene en cuenta la exclusividad, pero quizá algo exagerados desde el punto de vista práctico. No obstante, siempre existirán, afortunadamente, coches de capricho.

Por Antonio Roncero y Equipo de Pruebas

Pontiac Firebird 3.1 V6 Sport Coupé
Estos faros escamoteables impiden que se puedan dar ráfagas cuanto están bajados

Características técnicas

Motor

Delantero, longitudinal, seis cilindros en V a 60 grados. Cilindrada 3.135 cm3 (89.0 x 84.0 mm). Bloque de fundición. Culata de fundición. Árbol de levas en bloque accionado por cadena. Encendido electrónico. Alimentación por inyección electrónica multipunto. Refrigeración por líquido con electroventilador. Relación de compresión 8.9:1. Potencia 142 CV DIN a 4.400 rpm. Par 25 mkg a 3.600 rpm

Transmisión

Tracción trasera. Embrague monodisco en seco. Grupo final 3.23:1. Relación del cambio y desarrollos (km/h a 1.000 rpm). 1era 3.06:1 (12.23); 2da 1.63:1. (22.96); 3era 1:1 (37.43); 4ta 0.70:1 (53.47).

Suspensión

Delantera: Independiente tipo McPherson, con triángulo inferior, resortes helicoidales, amortiguadores telescópicos y barra estabilizadora
Trasera: Eje rígido con tirantes longitudinales y barra Panhard, resortes helicoidales, amortiguadores telescópicos y barra estabilizadora

Frenos

Doble circuito en diagonal con servofreno. Delanteros de discos ventilados y traseros de tambores.

Dirección

De recirculación de bolillas, asistida. Vueltas de volante 3.0. Diámetro de giro 12.28 m

Neumáticos

215/65 R 15 95 S. Llantas 7" x 15"

Carrocería

Peso oficial 1.414 kg. Largo 4.83 m Ancho 1.83 m Alto 1.27 m Entre ejes 2.56 m Trocha delantera 1.54 m Trocha trasera 1.56 m Tanque de combustible de 58.7 litros

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

 



Lo mejor

  • Línea exclusiva y llamativa
  • Equipamiento completo
  • Confort de marcha

Lo peor

  • Suspensión blanda
  • Prestaciones escasas
  • Visibilidad

LAS ESTRELLAS DE AUTOPISTA
Acabado
7
Habitabilidad
5
Baúl
3
Puesto de conducción
8
Visibilidad
4
Instrumentación
8
Equipamiento
8
Confort
7
Climatización
8
Estética
8
Motor
6
Cambio
5
Velocidad
5
Aceleración
6
Recuperación
7
Dirección
5
Frenos
5
Comportamiento
5
Aerodinámica
6
Consumo
5
Valor / Precio
5
Valoración subjetiva
6

 

Cotizá ahora el seguro para tu auto

VELOCIDAD MÁXIMA 185.800 Km/h
En 4ta a 3.475 rpm

ACELERACIÓN
0 a 400 m
18.33 s
0 a 1000 m
33.83 s
0 a 60 Km/h
5.03 s
0 a 80 Km/h
8.28 s
0 a 100 Km/h
12.36 s
0 a 120 Km/h
18.19 s
0 a 140 Km/h
26.14 s
40 Km/h a 400 m en 4ta
14.69 s
40 Km/h a 1000 m en 4ta

31.89 s

50 Km/h a 400 m en 5ta
15.57 s
50 Km/h a 1000 m en 5ta
31.28 s
FRENADO
60 Km/h a 0
15.0 m
80 Km/h a 0
27.6 m
100 Km/h a 0
45.3 m
120 Km/h a 0
70.3 m
140 Km/h a 0
96.0 m

VELOCIDAD A 1000 RPM
1era
9.40 Km/h
2da
15.35 Km/h
3era
22.89 Km/h
4ta
30.48 Km/h
5ta
38.53 Km/h

SUS PRESTACIONES SON "SUFICIENTES"


CONSUMO (l/100 Km)
Ciudad a 24.6 Km/h de promedio
15.15
Carretera a 94.7 Km/h de promedio
10.59
Autopista a 113.2 Km/h de promedio
12.82
Media 40% ciudad 30% carretera 30% autopista a 72.2 Km/h de promedio
13.08
Autonomía media
442 Km

Pontiac Firebird 3.1 V6 Sport Coupé
El cambio automático puede sustituirse por uno manual de cinco velocidades

Pontiac Firebird 3.1 V6 Sport Coupé
La banqueta de los asientos delanteros no ofrece suficiente sujeción

UNA PALABRA LO DEFINE: IMPRESIONANTE

Pontiac Firebird 3.1 V6 Sport Coupé
Para acceder a las plazas traseras hay que sortear el cinturón de seguridad

RENDIMIENTO EN EL BANCO DE RODILLOS

Pontiac Firebird 3.1 V6 Sport Coupé

Potencia máxima obtenida: 142.8 CV DIN a 4.410 rpm
Par máximo obtenido: 25.86 mkg a 2.485 rpm
Relación peso / potencia real 10.53 kg/CV

Como es de esperar, un motor de 3.1 litros y sólo 142 CV, ofrece un abundante par. En nuestra unidad en concreto, a 2.000 rpm ya se sobrepasan los 20 mkg, y se mantienen hasta casi 5.000 rpm. Este motor resulta particularmente adaptado a la filosofía del Pontiac y a su cambio automático.

CONFORTABLE Y MUY EQUIPADO

Pontiac Firebird 3.1 V6 Sport Coupé

EQUIPAMIENTO

- Aire acondicionado
- Servodirección
- Cierre centralizado
- Alzacristales eléctricos
- Llantas de aleación ligera
- Dos espejos exteriores regulables eléctricamente
- Cristales tonalizados
- Techo tipo targa (opcional)
- Control de velocidad de crucero
- Cuentarrevoluciones
- Reloj de temperatura de agua
- Manómetro de aceite
- Voltímetro
- Radiocassette (opcional)
- Regulación de volante en altura
- Airbag
- Regulación de apoyo lumbar
- Apoyacabezas delanteros
- Cinturones traseros
- Guantera con luz

Vea también

Eagle Talon TSi

Road Test del Eagle Talon TSi
Revista Parabrisas Nro 158. Agosto de 1991

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad
Por Gustavo Ernesto López

email guerlopez@gmail.com