Nacionales

Importados

F1 Web

Búsqueda personalizada

Road Test de autos importados en el mercado argentino

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Renault Clio V6 - 2004

Extraño aparato en Buenos Aires

Revista Auto Test Nro 163. Mayo de 2004

 

Renault Clio V6

Casi en forma exclusiva manejamos en el autódromo municipal el poderoso deportivo del rombo con motor central y tracción trasera. Una pequeña bestia que despierta pasiones al volante y que llegó para ser el "pace car" de la Fórmula Renault Sudamericana

Sin que esté a la venta en Argentina siquiera bajo pedido, una unidad Clio V6 ha arribado para "desempeñarse" como el "pace car" del campeonato de Fórmula Renault no sin antes ser exhibido en distintos puntos de promoción de la marca. Pero ¿cómo poder resistirse a manejar un auto tan raro y especial, más allá de su potencia y deportividad?. Nuestra insistencia telefónica al Departamento de Prensa y Comunicación de Renault Argentina -al que elegimos como el más eficiente de 2003- rindió sus frutos: a las 10 de una calurosa mañana llegaba al Autódromo de Buenos Aires una unidad de auxilio con el Clio V6 a cuestas, con su azul intenso y una muy llamativa figura engrosada con materiales compuestos y enormes llantas de aleación de la firma OZ. Todo el mundo se da vuelta para mirarlo.
Tan escaso es su despeje al piso que bajarlo del camión demandó cálculos y varios intentos. Una vez sobre el asfalto, el responsable a cargo, casi como súplica, solicitó piedad para este ejemplar con apenas 150 kilómetros recorridos, al menos hasta que todos los componentes mecánicos adquirieran la temperatura de funcionamiento adecuada.

Renault Clio V6

Sobredesarrollado

Apenas algunas cosas mantienen un lazo genético con el Clio normal. Este V6 está desarrollado y fabricado en las instalaciones de Renault Sport. Allí se ha alargado la distancia entre ejes y se construyó un chasis auxiliar para alojar detrás de las butacas al motor V6 de tres litros que transmite 255 CV a las ruedas traseras. Con este planteamiento bien podría haberse desarrollado una coupé o roadster tipo Porsche Boxster o MG-F pero la idea fue obtener un producto extremo sobre la base de un utilitario popular, tal cual se hiciera con el R-5 Turbo hace más de dos décadas.
En el habitáculo sí encontramos similitudes con otros Clio, sobre todo con el nuevo Sport 2.0. Mismo tablero y distribución de comandos merecería un tratamiento más rácing, al igual que las butacas y la posición de manejo, con una pedalera poco profunda que impide extender bien las piernas. Media vuelta al contacto y cualquier detalle mejorable se nos olvida y ni siquiera prestamos atención a cierto calor proveniente del motor, su sonido en el habitáculo ya comienza a alterar todos los sentidos.

Renault Clio V6

De carrera

Respetando las indicaciones, los primeros minutos de marcha fueron tranquilos y sirvieron para apreciar la óptima elasticidad de este motor, con respuesta contundente desde bajos regímenes gracias a su sistema de distribución variable. Pero claro, los 255 "burros" detrás de la espalda llaman a acelerar, y mucho, todo el tiempo. Rápidamente estamos tirando cambios a casi 7.500 rpm aprovechando el impecable trabajo del selector, preciso, durito, que pasa las seis marchas sin errores. Las aceleraciones provocan cosquillas en la panza; con un ronquido ensordecedor, mucho humo y largas huellas negras en el espejo retrovisor dibujadas por los anchos neumáticos traseros, en apenas 5,8 segundos estamos en 100 km/h. Y si seguimos acelerando, con escasa demora llegaremos a los 245 km/h, una cifra impensada para un Clio.
Claro que semejante despliegue de poder no puede menos que combinarse con un chasis impecable, como el de este Clio, desarrollado con la colaboración de ingenieros de Porsche, expertos en los deportivos de motor y tracción posterior. El resultado es una carrocería de alta rigidez que se vale de suspensiones duras que ofrecen una impresionante precisión en el manejo deportivo, donde saca a relucir también su óptima distribución de pesos.

Renault Clio V6

Con casi ausencia de inclinaciones y algunos rebotes en las zonas desparejas de la pista, el Clio V6 ostenta una tremenda velocidad de paso por curva. En curvones de radio cambiante podemos encontrarlo algo subvirante, pero si moderamos la potencia para transferir más peso al tren delantero, cambia la tendencia y manifiesta una sutil sobrevirancia, muy divertida, que nos achica el radio de la curva sin perder velocidad. Y si se nos va la mano y vemos venir el trompo, aplicando potencia a las ruedas traseras y corrigiendo con la dirección podemos salir del apuro, aunque este tipo de maniobras requiere manos expertas.
Pero eso es justamente lo que este Clio pide, un conductor que lo explote al máximo, en trazados mixtos con cambios de radio rápidos, aceleraciones puras y frenadas a patadas si es necesario. Y no exagero con esto, a veces pareciera que frena poco, pero es todo lo contrario, con cuatro discos ventilados bien resistentes a la fatiga. En realidad se trata de un pedal duro y un servo de acción moderada que privilegia el tacto y sensibilidad de nuestro pie.
El Clio V6 está concebido como un verdadero pura sangre, un auto de carrera que pisa la calle sólo como excusa, para medirse con afamados deportivos de motor y propulsión trasera. Es una pieza extraña, de construcción casi artesanal -a un ritmo de sólo 1.000 por año-, que no dentro de mucho se convertirá en un clásico bien apreciado por los coleccionistas. Uno estuvo en Buenos Aires. Y pasó por nuestras manos, por supuesto...

Por Matías Antico

Renault Clio V6
Con cuidado. Llega el V6 al autódromo para tomar contacto con la pista

Más que breves

Práctica. La tapa del motor está realizada en material plástico con los aislantes térmicos y acústicos correspondientes. Su desmontaje es sencillo, por medio de trabas especiales.
Refrigeración. Con el auto parado se escucha el trabajo de las dos turbinas que canalizan aire al motor por medio de las voluminosas tomas laterales.
Clima. El motor produce algo de calor en el habitáculo tras un buen rato de exigencias, pero el climatizador automático permite mantener la temperatura deseada sin inconvenientes.
6 CD's. La falta de espacio no impidió ofrecer un cargador para seis discos, ubicado debajo de la butaca del conductor.
Baúl. Con el motor atrás, el espacio para equipajes pasa a la trompa. Pero el espacio que queda disponible es ínfimo, apenas un vano de 67 dm3, apto sólo para un bolsito mediano. Detrás de las butacas se pueden colocar algunas pequeñas cosas más.
Tablero. Es muy similar al de otros Clio. Sin duda, merecería un tratamiento más deportivo y personalizado.

Renault Clio V6

Características técnicas

Motor

Naftero, central trasero, transversal. 6 cilindros en V a 90 grados. Cilindrada 2.946 cm3. Diámetro por carrera 87.0 x 82.6 mm. Distribución por dos árboles de levas a la cabeza, comandados por correa dentada. Distribución variable, 4 válvulas por cilindro. Alimentación por inyección electrónica Bosch ME 7.46. Refrigeración liquida con electroventilador. Relación de compresión 11.4:1. Potencia 255 CV a 7.150 rpm. Par motor 31.6 kgm a 4.600 rpm.

Transmisión

Tracción trasera. Embrague monodisco seco. Caja manual. Relación final 4.15:1. Relaciones de caja: 1era 3.07, 2da 1.90, 3era 1.38, 4ta 1.10, 5ta 0.89 y 6ta 0.75

Suspensión

Delantera: Independiente tipo McPherson con triángulo inferior, resortes helicoidales, amortiguadores telescópicos y barra estabilizadora.
Trasera: Independiente con brazos inferiores, resortes helicoidales, amortiguadores telescópicos y barra estabilizadora.

Frenos

A discos ventilados en las cuatro ruedas. Diámetro de los discos 330 mm adelante y 300 mm atrás. Con ABS.

Dirección

A cremallera asistida. Diámetro de giro 13 m

Neumáticos

205/40 x 18" adelante. 245/40 x 18" atrás. Llantas 7J

Carrocería

Tipo monocasco, 2 volúmenes, 2 puertas y portón. 2 plazas. Coeficiente Cx 0.37. Peso oficial 1.400 kg. Tanque de combustible de 61 litros. Largo 3.840 mm Ancho 1.830 mm Alto 1.360 mm. Entre ejes 2.530 mm Trocha delantera 1.520 mm Trocha trasera 1.480 mm

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

 


VELOCIDAD MÁXIMA 245.000 Km/h

ACELERACIÓN

0 - 100 Km/h

5.80 s


CONSUMO
km/l
Urbano
15.5 l/100 km
Mixto
11.9 l/100 km


Las butacas son netamente deportivas


Ausencia de asiento posterior


Llanta OZ de 18 pulgadas

Un Clio diferente. No hace falta ser un iniciado para darse cuenta que este Clio está envenenado. Su aspecto frontal, la doble salida de escape posterior, las tomas de aire en los guardabarros traseros para refrigerar el motor ubicado a espaldas del conductor, el tamaño de las llantas, el instrumental con un velocímetro que marca hasta los 270 km/h, todo indica que se está en presencia de una versión muy especial, tan especial como que dispone de 255 CV y un par de 31.6 kgm

Renault Clio V6

Renault Clio V6

Renault Clio V6

Renault Clio V6
Capot / baúl. Obviamente el equipaje debe ubicarse en el limitado espacio debajo del capot

Renault Clio V6

EQUIPAMIENTO

Seguridad:
- ABS
- Airbag frontales y laterales (cabeza y tórax) cond/acomp.
- Cinturones pretensados
- Faros de xenón
- Lavafaros
- Luces antiniebla delanteras y traseras.
Confort:
- Apertura de puertas a distancia
- Butacas de altura regulable
- CD changer
- Cierre centralizado
- Climatizador automático
- Control de crucero
- Espejos eléctricos
- Levantavidrios eléctricos
- Limpialavaluneta
- Ordenador de a bordo
- Sensor de lluvia y crepuscular
- Volante regulable en altura.
Funcionamiento:
- Alarma sonora de luces encendidas
- Regulación interna de faros
- Reloj digital
- Testigo de puertas abiertas
- Testigo de mantenimiento.

Vea también

Renault Clio Williams

Road Test del Renault Clio Williams
Revista Parabrisas Nro 201. Julio de 1995

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad
Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar