Nacionales

Importados

F1 Web

Búsqueda personalizada

Road Test de autos importados en el mercado argentino

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Renault Clio Williams - 1991

 

Ases del camino

 

Revista Parabrisas Nro 201. Julio de 1995
(Test disponible gracias a la amabilidad de Luis Astrada)

 

Renault Clio Williams
En la montaña, el Williams mostró poco despeje al piso. El de Rally fue un tractor

 

Eufóricos por los 147 CV y confort del Williams, nos espantamos con los 224 CV y las reacciones del de Rally

 

El Clio Williams es un auto capaz de hacer sentir al conductor más tranquilo un auténtico piloto de fórmula. Tal vez, esta sea realmente la intención. Que nació cuando la fructífera asociación entre Williams y Renault -ganaron tres títulos en la Copa de Constructores de F.1- se trasladó a las calles sobre este personalizado Clio. Y que continúa a partir de que se comienza a conducirlo, donde uno casi se siente un elegido: se construyeron sólo 2.500 ejemplares, de los cuales, 200 llegaron a Argentina.
Este auto, tributo a una de las asociaciones más exitosas de la F.1 es, desde su apariencia, una promesa excitante.
Todos los Clio Williams son originales azules, color característico del constructor inglés de Formula 1.

La personalización, también alcanza a las llantas Speedline de aleación ligera y vistoso color dorado, la firma de Williams junto a la de Renault, el sugerente buche sobre el capot -que induce a pensar en una potente motorización- y un pequeño y bien integrado alerón trasero. El estilo general no presenta dudas: es sobrio, con rasgos deportivos y agresivamente personal.
Más de 2.000 kilómetros recorridos en ruta, montaña y pista de pruebas nos habilitaron para comprobar que las promesas de este auto se hacen realidad a partir del primer contacto.
Con un motor de 147 CV, el Clio Williams alcanzó casi 215 Km/h en nuestra pista, lo que nos puso rápidamente en antecedentes. Las restantes pruebas, fueron consecuentes con esta performance: 0 a 100 Km/h en 7s5, 0 a 1.000 metros en 28s3 -con una velocidad de salida de 182.900 Km/h- y de 40 Km/h a 1.000 metros en quinta marcha en 34s5. Sin embargo, el Clio Williams se comporta también en forma muy inocente, a través de una amplia gama de utilización del motor. Se puede circular en quinta a 40 Km/h y acelerarlo sin ningún tironeo o vibración, gracias a su estupendo torque y a una caja muy bien relacionada
. Estos significativos valores sorprenden tanto como el consumo: en ciudad, recorre casi nueve kilómetros por litro y 11.90 a 100 Km/h. También sorprende el confort, no siempre habitual en autos de estas características. Muy espacioso adelante, las butacas son impecables. Se trata de unidades de competición bien acolchadas -con apoyacabezas solidarios-, envolventes, con muy buena terminación y el logotipo Williams en el respaldo. Contienen firmemente el cuerpo sin penalizar la comodidad. Atrás, el espacio es muy contenido, lo que sumado a su condición de berlina dos puertas, hacen que tanto el ingreso como la permanencia en el interior no se tan placentera.

Renault Clio Williams
Perfil con estilo muy logrado; sobrio y agresivo. Las llantas doradas lo realzan

Excelente la visibilidad del panel, favorecida por el agradable color azul de fondo de los instrumentos. Además de los relojes de aguja comunes a cualquier Clio normal -velocímetro, cuentavueltas, marcador de combustible, de temperatura y nivel de aceite- tiene marcadores de presión y temperatura de aceite que, junto al que indica el nivel del lubricante del motor, van alojados en un pequeño tablero central. Los comandos son muy accesibles y de acción precisa y el interior presenta numerosos espacios para guardar objetos.
También es muy bueno el tacto del volante, el comando de la caja -preciso y ágil- y la ubicación de la pedalera que, como corresponde a un deportivo, tiene pedales de acelerador frenos, ubicados muy juntos. Llama la atención la ausencia de AC, cuyo compresor no puede ser adosado al motor debido al tamaño de este. El hábitat se destaca, además, por la impecable terminación general e insonorización. Esto, sumado a la capacidad del Clio Williams para circular en marchas bajas, su corta distancia entre ejes y la dirección asistida, lo hacen muy apto para la ciudad. Sólo la dureza de las suspensiones conspira contra su confort, especialmente en calles empedradas y terreno desparejo, como el ripio que encontramos en las serranías cordobesas. Allí, también lo comprometió su escaso despeje al piso, debiendo circular con precaución ante desniveles y piedras sueltas. En cambio, las suspensiones brillaron en el pavimento, donde su tenida y gran capacidad de viraje sobresalieron en curvas veloces, permitiendo trayectorias y cambios de sentido de marcha muy precisos. Aunque no conviene excederse sobre piso irregular. Después de muchos kilómetros recorridos, este Clio Williams brinda la extraña sensación de que va mejor cuanto más rápido se anda: algo para tener muy en cuenta y tomar precauciones.

Renault Clio Williams
Los vados hay que pasarlos con cuidado; la toma de aire apunta hacia abajo y puede entrar agua al interior del motor

En ese sentido, su seguridad es estupenda. Muy buenas las luces, con faros rompeniebla que complementan bien el haz delantero. Los frenos son óptimos, aunque se impone el ABS, ya que exigiéndolos con las gomas apoyadas sobre pisos diferentes -por ejemplo, en las señalizaciones de la ruta-, el auto se desacomoda. Muy buenos los cinturones inerciales combinados, especialmente los delanteros, que cuentan con el auxilio de las butacas. La visibilidad también es buena, como el funcionamiento de los retrovisores eléctricos.
Este Clio Williams justifica los 30.500 dólares que hay que pagar para tenerlo. Porque es un auto con mucho temperamento que no penaliza estilo, confort y seguridad, ingredientes básicos para que las emociones fuertes sean disfrutadas plenamente.

Renault Clio Williams Rally

Alegres y satisfechos por haber viajado hacia Córdoba -mas de 800 kilómetros- con el Clio Williams normal, suponíamos que hacer una prueba de manejo con el Clio Williams Rally del múltiple campeón Gabriel Raies, no iba a ser muy complicada. Después de todo, pensábamos, este era derivado de aquel, ¿que dificultad podíamos tener... ?. Luego, pudimos comprobar que estábamos bastante equivocados.

Renault Clio Williams
Los vados son juego de niños para el Clio Rally. Su alto despeje al piso lo hace un tractor

A la vista nomás, el Clio Rally comienza a separarse de su hermano. Muy despegado del piso, alto, de aspecto amenazador montado sobre sus Michelin para tierra y ripio, tiene cubrepiedras en cada guardabarros. En el interior, las diferencias son aún mayores. El habitáculo está absolutamente vacío salvo por la presencia de las estrechas butacas, los gruesos caños de la jaula antivuelco, el completo panel de instrumentos, la rueda de auxilio, el matafuegos, y la larga palanca de cambios de la caja.
"Te va a costar poner los cambios -anticipó Raies- son muy duros, Si ves que "cantan", no importa, dale igual que así entran. También el embrague es duro. Tené cuidado, cuando el motor tenga un rateo no lo sigas pisando en esa marcha, bajá un cambio, porque si no, cuando se acomoda la carburación, sale como un cohete...", terminó advirtiendo "El" Gabriel. Al día siguiente, tempranito, nos encontramos en la parte más alta de El Cuadrado, un circuito de montaña que Satanás Raies conoce muy bien, a más de 1.200 metros sobre el nivel del mar. El Clio Williams de Rally lucía muy bien terminado e impecable, mérito del grupo que comanda Raies.

Renault Clio Williams
Arando la tierra y levantando polvo, el Clio muestra todo su potencial acelerando

Efectivamente, poner la primera marcha fue difícil y también graduar con el pie izquierdo la presión sobre el embrague. Luego de algunos intentos, arrancamos. La primera impresión fue brutal. El Clio copia todo lo que encuentra a su paso, hasta el más mínimo desnivel se siente en las costillas y más abajo... Imaginen lo que es esto en un camino de ripio con subidas y bajadas. Las otras marchas entraron no sin cierta resistencia. La respuesta de los 224 CV del motor, también fue brutal. Nos hacía dudar de la marcha que teníamos puesta en cada momento -el auto estaba relacionado muy corto, para el Rally de La Rioja- pero distraer la atención no era lo más indicado en un camino sinuoso. Lo dicho, el cuatro cilindros elaborado por Berta acelera de manera salvaje y hay que tener el volante muy firme para que no se escape de las manos. Si a esto le sumamos que siempre había que doblar y la presencia de una caja de seis marchas, piensen en nuestra confusión inicial. El Clio también nos complicó por la dureza de las suspensiones, ya que venía rebotando violentamente. En más de una ocasión, notamos que alguna rueda quedaba en el aire, pero el Clio seguía arando la tierra. Otra cosa notable fue la aptitud que tiene para pasar por arriba de cualquier cosa que tenga 30 o 40 cm de altura. Se levanta y vuelve a caer sin que se pierda sensación de seguridad. Es tan duro que no tiene inclinaciones que permitan advertir algún riesgo, por eso debe ser un auto peligroso para cualquier desavisado. Tal como estaba relacionado, comprobamos que todas las marchas se podían poner enseguida, luego Raies nos dijo que tirando los cambios, se podía colocar la sexta marcha a 360 metros.

Renault Clio Williams
En el ripio, el Clio de Rally es ruidoso, duro, incómodo y con reacciones brutales. Pero brinda mucha seguridad

El rateo del motor saliendo despacio de alguna curva y en marcha alta, nos indicó que la gama de potencia arrancaba de muy arriba -a partir de las 5.000 rpm-, sin embargo, es bastante amplia ya que llega a las 8.000 rpm, donde está fijado el corte eléctrico para impedir excesos. Hasta la cuarta marcha, este Clio patinó en todos los cambios, lo que gráfica el potencial del motor. El pedal de frenos es duro como una piedra y hay que aplicar una fuerza cuatro o cinco veces mayor que sobre cualquier auto de serie, pero una vez acostumbrados, frenamos bien.
Cuando nos hicimos más amigos de este arisco Clio, comenzamos a disfrutar algo de sus aptitudes. Elegimos algunas trayectorias, lo pisamos sin miedo en una recta larga que tenía un cruce de agua y encaramos algunas curvas ciegas sin vacilar. Dolor en los huesos y placer se mezclaban con precauciones: nunca descuidamos las reacciones de este Clio, especialmente acelerando. Relacionado como estaba podríamos alcanzar los 190 Km/h, pero con otros engranajes se puede llegar hasta 225 Km/h.
Confundidos por tanta "información", golpeados y con manos así de coloradas por la dirección y palanca de cambios, nos bajamos luego de unas doce o quince idas y vueltas por el tramo, como si hubiésemos estado en la Montaña Rusa. Pero con una diferencia, nosotros éramos los únicos responsables de la pavura y la diversión. Esa mezcla, a veces incógnita y a veces alegría, fué la gran sensación que nos llevamos de este Renault Clio Williams Rally de Gabriel Raies que, además, en pocos días podrá decir en el Rally de Argentina si es el gran auto de carrera que parece.

Texto: Ricardo Delgado
Fotos: Juano Fernández



VEL. MÁXIMA: 214.700 Km/h
Promedio de dos pasadas en sentido contrario
ACELERACIÓN
0 a 80 Km/h
5.3 s
0 a 100 Km/h
7.5 s
0 a 120 Km/h
10.1 s
0 a 400 m
15.3 s
0 a 1000 m
28.3 s

ELASTICIDAD (en 5ta marcha)
40 a 80 Km/h
9.6 s
40 a 100 Km/h
16.5 s
40 a 120 Km/h
23.9 s

LUEGO DE 2.000 KILÓMETROS DE PRUEBAS ASOMBRARON TENIDA Y VELOCIDAD

FRENAJE
60 a 0 Km/h
15.1 m
80 a 0 Km/h
26.6 m
100 a 0 Km/h
42.5 m
120 a 0 Km/h
62.3 m


El azul de fondo ayuda la lectura de los relojes. Aquí, el Clio orillando los 215 Km/h


La elasticidad del brioso motor de 147 CV es notable. Parecida al despegue de un avión

CONSUMO (km/l)
Urbano
8.84
Ruta (100 Km/h)
11.90
Promedio
10.37

EN CURVAS RÁPIDAS DOBLA COMO SOBRE VIAS, PERO LA SUSPENSIÓN ES ALGO DURA

EQUIPAMIENTO

  • Inyección multipoint
  • Llantas de aleación de 7"
  • Dirección servoasistida
  • Discos de freno en las cuatro ruedas
  • Autoestéreo
  • Cinturones inerciales
  • Levantacristales y espejos eléctricos
  • Lavaluneta
  • Faros rompeniebla
  • Spoiler trasero

Características técnicas

Motor

Naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, doble árbol de levas a la cabeza comandados por correa dentada. Cuatro válvulas por cilindro, alimentado por inyección electrónica multipoint. Diámetro x carrera 82.7 x 93 mm. Cilindrada 1.998 cm3. Potencia 147 CV a 6.100 rpm. Relación de compresión 10:1, Torque 17.8 kgm a 4.500 rpm

Caja de cambios

Manual, tracción delantera, cinco marchas y MA con las siguientes relaciones. 1era 3.09:1, 2da 1.86:1, 3era 1.32:1, 4ta 1.02:1, 5ta 0.79:1, MA 3.55:1. Diferencial 4.06:1

Carrocería

Berlina deportiva, dos volúmenes, dos puertas, cuatro pasajeros. Largo 3.709 mm Ancho 1.625 mm Alto 1.395 mm Entre ejes 2.472 mm Trocha 1.361 mm. Tanque de nafta de 50 Lts. Peso 990 Kg. Baúl 265 dm3

Suspensiones

Delantera independiente: Sistema McPherson con ángulo de desplazamiento negativo. Triángulo inferior y barra antirolido. Resortes y amortiguadores hidráulicos.
Trasera independiente, con brazos arrastrados. Doble barra de torsión, resortes y amortiguadores hidráulicos.

Frenos

Delanteros: Discos ventilados de 259 mm de diámetro.
Traseros: Discos ventilados de 238 mm de diámetro.

Dirección

Piñón y cremallera asistida

Llantas y neumáticos

Llantas 15J x 7" Material Speedline de aleación. Neumáticos 185/55 R 15"


Rally


Hay que estar bien afirmado y atento, para que la brutalidad del monstruo no sorprenda

ES COMO MANEJAR UNA TOPADORA, QUE PASA SOBRE CUALQUIER TIPO DE OBSTÁCULO


Relojes principales; el cuentavueltas, temperatura de aceite y de agua del motor


Instrumental completo, parte de la jaula, volante grueso y equipo de radio

EN LA MONTAÑA, COMPLICARON SU POTENCIA, LA CAJA DE SEIS MARCHAS Y SUS REACCIONES

UN CLIO ESPECIAL

  • Motor: 224 CV a 7.100 rpm preparado por Oreste Berta. Inyección y encendido electrónicos.
  • Velocidad máxima: De 190 a 225 Km/h de acuerdo a las relaciones de caja y diferencial utilizadas
  • Tanque de combustible: 45 litros
  • Peso de largada: 953 Kg
  • Caja de velocidades de 6 marchas y MA
  • Neumáticos: Michelin de varios tipos, de acuerdo al piso.
  • Frenos: Berta, con discos en las cuatro ruedas
  • Cinturones: Tipo arnés con traba central
  • Llantas: Speedline de aleación

VALOR DE LOS VEHÍCULOS 0Km A JULIO DE 1995
Vehículo Valor en u$s

Fiat Vivace

7.605

Fiat Spazio TRD

11.305

Fiat Duna SCR

16.514

Fiat Duna SDL

14.443

Fiat Duna We SCR

17.731

Fiat Uno SCR 3p

15.493

Fiat Regatta SC

16.911

Fiat Tempra Full

25.069

Ford Orion Ghia

24.100

Ford Galaxy 1.8i

18.425

Ford Galaxy 2.0i Ghia

25.100

Ford Escort XR3

25.620
Chevrolet Corsa Wind 12.960
Chevrolet Vectra GLS 27.000
Peugeot 504 XS 14.852
Peugeot 504 XSD 17.393
Peugeot 505 SRI 28.447
Peugeot 505 SR TD 31.992
Peugeot 405 GR 27.867
Peugeot 405 SRi 32.420
Renault 9 RL 13.700
Renault 9 RN 16.500
Renault 19 RN Bic 20.500
Renault 19 RN Tric 21.000
Renault 21 Alize 26.300
Renault 21 RT 32.000
Renault Clio Williams 30.500
VW Senda N 13.962
VW Senda D 16.767
VW Gol GL 12.647
VW Gol 1.8 15.812
VW Pointer GL 21.500
VW Pointer GTi 24.000
VW Quantum CL 26.700

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.

Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.

Seguinos en Facebook

Seguinos en Twitter

 

 

 

 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar