Nacionales

Importados

F1 Web

Gustavo López Productor de Seguros

Búsqueda personalizada

Road Test de autos importados en el mercado argentino

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Chevrolet Astra GLS 2.0 - 1999

Todo a ganador

Revista Auto Test Nro 99. Enero de 1999

 

Chevrolet Astra GLS 2.0

Con el Astra, General Motos apunta a imponerse en un segmento disputadísimo en el que, por ahora, dominan el Ford Escort, el Volkswagen Golf, el Peugeot 306 y el Renault Megane. Buen precio, completo equipamiento y un fantástico comportamiento rutero son factores que intentan inclinar la balanza a favor del producto de Chevrolet

Los pasos de Chevrolet desde su vuelta a la Argentina, apuntaron a ir ganado terreno con pasos firmes, seguros, sin grandes audacias ni toma de riesgos, que pudieran hacer trastabillar un proyecto serio que apunta, sin dudas al largo plazo. Así fue que los índices de penetración fueron creciendo de manera tan pausada como firme, con el Corsa como caballito de batalla, con la recuperada tradición de la pick-ups y el Vectra como "top of the line". Pero resultaba evidente que entre el Corsa y el Vectra existía un salto que quien tiene pretensiones de convertirse en líder del mercado no podía ignorar: el segmento C, ese en el que el Peugeot 306, el Escort, el Megane y el Golf, por mencionar sólo a los más representativos, se sacan los ojos.
En ese marco aparece este Chevrolet Astra, que gracias a la globalización no debe llegar de Alemania sino que lo hace desde Brasil, con todos los pro y los contra que eso implica.

Chevrolet Astra GLS 2.0
A su diseño atractivo se suma que el Astra es un auto agradable para manejar en ruta y en ciudad

Cosa impensada hace no mucho tiempo, la versión que ya ha comenzado a comercializarse en los concesionarios de la marca, es idéntica a la que no hace mucho se presentó en Europa, es decir la segunda generación de Astra que reemplazó a aquella que no llegó a colmar las expectativas que en ella se depositaban.
Pues bien, pasemos entonces al análisis de un auto que tiene todas las condiciones para convertirse en un referente de la categoría y del mercado en general, por producto, por equipamiento, por precio y por marca, porque la cruz en la trompa sigue movilizando sentimientos tan fuertes como el óvalo, aunque apunten en sentidos diferentes.

Amor a primera vista

La presencia de la carita en la apertura del test implica que es un auto que nos ha caí-do simpático desde un primer momento, más allá de sus virtudes y defectos, que los tiene como todos los autos. No puedo decir que el Astra me sorprendió, porque lo había visto en Europa, en Brasil, en varios salones, y siempre me pareció un diseño atractivo, muy superior a la versión anterior. Línea de cintura alta, imagen compacta, con una especie de medio volumen que lo diferencia claramente del resto de los autos de su segmento. Esto se suma a un Cx de 0,30 (envidiable valor) por lo que en líneas generales, en el rubro de diseño / aerodinámica (9) nadie se quejará. Muy por el contrario, es un auto atractivo que llama la atención, sobre todo con el llamativo color amarillo de la unidad que nos tocó en suerte.
Ese magnetismo que ejerce exteriormente no desaparece cuando uno se sienta detrás del volante. La posición de manejo (9) es de lo mejor para autos de este segmento. Cualquiera sea su talla, siempre estará bien sentado. Ideal para los más altos porque la regulación en altura de la butaca permite olvidarse del problema. No hay inconvenientes tampoco a lo largo, porque las correderas longitudinales son generosas, aunque en ese caso los pasajeros de atrás no dispondrán de demasiado espacio. Para ser perfecta, le faltaría regulación en profundidad de la columna de dirección. Por supuesto que todos los comandos son manuales.
Todo queda a mano del conductor aunque no nos acostumbramos al comando de luces, a la izquierda de la columna de dirección, un poco lejos del alcance natural.

Chevrolet Astra GLS 2.0
Agradable. Interior negro, sin grandes lujos, pero confortable

El instrumental (8,5) es muy claro y al primer golpe de vista se puede apreciar la información básica, es decir velocímetro y cuentavueltas (ambos de llamativa precisión), indicador de temperatura y de nivel de combustible, mucho más lento para bajar en la primera mitad que en la segunda. Eso no es problema, ya que en el medio de la plancha está la computadora de a bordo que indica la cantidad exacta de litros que ha consumido el auto desde que se la reseteo, hasta la autonomía, pasando, obviamente por el consumo promedio instantáneo. El display está mucho mejor presentado que en el Vectra, con la pantalla en un tamaño más lógico. Si hablamos de presentación tal vez sea el momento ideal para hablar un poco del confort / terminación (8,5) del Astra. Más que satisfactorio en líneas generales, excepción hecha de algunas cosas puntuales, como puede ser los brazos que accionan guiños y limpiaparabrisas (ver Brevísimas), o tapizados y paneles de puertas, con ese inconfundible toque brasileño. Pero en líneas generales, debo reconocer que me vi sorprendido. Más de lo que esperaba.
Retomando el orden lógico y establecido a través de tantos años de test en la revista, pasamos al espacio interior (8). Menos que el 306 y que el Golf. El acceso, por obvias limitaciones de las dos puertas, no es bueno para las plazas traseras y tanto el ascenso como el descenso es algo complicado. Una vez ubicados, tampoco sobra lugar. Adelante, sin embargo, la cosa cambia radicalmente y tanto acceso como habitabilidad son inmejorables. (ver mediciones).
En el rubro Visibilidad / luces (8,5), no existen grandes peros. La cintura alta no complica demasiado las cosas y sólo cabría achacar en su contra espejos externos algo amarretes de tamaño, lo que obliga a colocarlos de manera muy precisa para aprovechar al máximo su capacidad. Muy buenas luces, tanto altas como bajas. Si a esto le agregamos las antinieblas, es un aspecto en el que se luce. Los parantes delanteros son algo voluminosos.
El sistema de climatización (8,5) no tiene fisuras. Vamos a ser honestos: no tuvimos oportunidad de probar la calefacción porque las temperaturas que vivimos durante la prueba no lo permitieron. El aire acondicionado enfría rápido y bien, con cinco opciones de salida y refrigeración. Fácilmente dosificable y hasta, si quiere, puede optar por no congelarse los bigotes subiendo apenas la temperatura. El sistema responderá a la orden con precisión.
¿Qué decir del equipamiento? ¿Cómo juzgarlo? Considerando que estamos hablando de un auto de 23.500 pesos, es poco lo que hay para criticar. Todo lo que se espera y hasta el plus de la computadora de a bordo y el techo solar de apertura eléctrica. Doble air-bag, ABS, barras laterales...Sin duda uno de los puntos fuertes del Astra ¿El más fuerte? Tal vez. Por eso en el rubro equipamiento / seguridad le pusimos un 9,5. Es que nos cuesta tanto poner 10...

Chevrolet Astra GLS 2.0
Un auto moderno como el Astra merecería un motor más moderno. El chasis lo resistiría perfectamente

Igual que el Kadett

Antes de ponerlo en marcha por supuesto que es interesante saber qué es lo que se va a manejar. El Astra, en el marco del plan que busca diferenciarlo claramente del Vectra en lo que hace a motorizaciones, fue dotado con un propulsor (8) de dos litros que eroga un potencia de 112 CV lo que habla de una relación CV/litro de 56,05 que está lejos de la que ostentan motores de última generación. Esta planta motriz la comparte con el Kadett, próximo a salir de circulación. Digamos que no está muy por debajo de las expectativas, pero podría exigirse más, tratándose de un
dos litros. Silencioso abajo y arriba, recién a partir de las 5500 rpm comienza a roncar de manera más sonora. El par tampoco deslumbra. Por debajo de las 2500 rpm da la sensación de ser un poco remolón y que recién allí comienza a despertarse y a empujar con un poco más de ganas. Los dos litros no le dan la holgura que podría suponerse, algo que analizaremos al llegar al rubro correspondiente.
Todo lo dicho, habrá que analizarlo rubro por rubro. Debemos ser claros. ¿Hay que juzgar al Astra por sus dos litros o por sus 112 CV? Trataremos de ser equilibrados y no priorizar ninguno de los dos conceptos. Los 11 segundos casi clavados en la aceleración (7,5) 0-100 km/h son los que podían esperarse para un vehículo con esta relación peso/potencia, pero pueden resultar algo decepcionantes para un 2000 cm3. Están más emparentados con un buen "mil ocho", como puede ser un Peugeot 306 (hay sólo cinco décimas a favor del Astra). En el 0-1000 metros, sin embargo se impone el producto de Sevel.
Los reprises están por encima de los del Peugeot 306 XT 1.8, en todas las pruebas. Claro que aquel tiene 16 válvulas, aunque exactamente la misma potencia. El Astra alcanzó una velocidad máxima (8) de 188,6 km/h. Llega rápidamente y no es cosa de expertos llevarlo en quinta a fondo. Poco para un dos litros, bien para 112 CV. El consumo (7,5) a velocidad constante no difiere del de otros autos con la misma potencia. Los instrumentos de medición determinaron que está por encima de los 8 lit/100 km a 120 km/h constantes (8,4 para ser exactos). El consumo urbano sube un poco, a menos que se lo trate con una dulzura extrema. En el circuito establecido, necesitó 12,7 litros para recorrer el centenar de kilómetros. En el ponderado, puede decirse que se las arregla con 10,5 litros cada 100 kilómetros. El tanque de 62 litros le da una autonomía (8) más que razonable de 488 kilómetros en la ciudad.

Chevrolet Astra GLS 2.0
En comparación con sus rivales, el Astra queda bien parado cuando se habla de relación precio / equipo

Como nos gusta

Una pena que no se haya dispuesto que el Astra lleve un motor de mayor potencia, porque es evidente que el chasis está preparado para soportarlo. El comportamiento rutero (9) es impecable y está a la altura de los mejores de su clase. Va derecho, firme y si hay algo que criticar es cierta sensibilidad a los vientos laterales cuando se circula a altas velocidades. Las suspensiones de generoso aunque no excesivo recorrido, son de tarado duro, copiando todo, como nos gusta a los integrantes de la redacción. Esto no implica que se trate de un "garrote" imposible de soportar en la ciudad. Un auto muy agradable de conducir porque una serie de factores confluyen para que lo sea. Entre estos factores, debemos destacar la dirección (9) de asistencia justa, más bien durita. Directa y precisa, permite llevar al auto por donde se escogió, sin necesidad de ser un exquisito.
Los frenos (8) respondieron a las expectativas, deteniendo al auto en distancias coherentes, aunque en maniobras de "panic stop", es necesario manejarlo para que no pierda la línea. El ABS es un poco "ansioso", entrando en acción de manera algo prematura.
Al hablar de la transmisión (8,5) hay que ser muy preciso. Está bien relacionado, sin grandes saltos, a punto tal que en la prueba de 0-1000 metros llega con lo justo en cuarta, ya que inmediatamente es menester insertar la marcha superior. Esta misma caja con un motor más potente (en cuarta no llega al corte de 6600 rpm) brindaría mayores satisfacciones. Embrague muy suave.
El comando de caja (8) fue soltándose con el correr de los kilómetros (la unidad que nos dieron tenía apenas 94 kilómetros) hasta llegar a satisfacernos. Recorrido no muy largo y sólo con algún freno de tercera a cuarta, aunque no demasiado notable.
El baúl (8) de 370 dm3 permite colocar una lógica cantidad de equipaje. Prolija presentación de herramientas y balizas al costado de éste. Rueda de auxilio en un buche, sin restar espacio.

A competir se ha dicho

Meter un nuevo producto en el mercado no es fácil, ni siquiera con el nombre Chevrolet. Por eso hay que salir a seducir como para no dejar dudas. Y el Astra lo ha hecho en base a precio (8,5). Este GLS full llega a los concesionarios a 23.500 pesos. Por supuesto que, teniendo en cuenta el festival de descuentos de la actualidad, la comparación no es sencilla. Hay que hacer el paralelo con las versiones más equipadas, porque ese es otro de sus fuertes. Veamos. Está 1.000 pesos por encima del Escort CLX que no ofrece ABS de serie. El 306 de dos volúmenes se comercializa a 21.770, pero tampoco ofrece airbag ni sistema antibloqueo, con idéntica potencia. El Megane RXE tiene un precio de 22.600 pero sin los componentes de seguridad del Astra. Entonces, el
producto de General Motors corre con ventaja en este aspecto. ¿Sabrá el mercado apreciarlo? Los ejecutivos de General Motors tienen una fe ciega en que esto, más temprano que tarde, terminará ocurriendo.

Por Fernando Miranda
Fotos Miguel Tillous

Características técnicas

Mecánica

Delantero transversal. 4 cilindros en línea. Cilindrada 1.998 cm3. Diámetro por carrera 86 x 86 mm. Distribución por 1 árbol de levas a la cabeza comandado por correa. 2 válvulas por cilindro. Alimentación por inyección electrónica multipunto. Refrigeración líquida con electroventilador. Circuito de lubricación de 4.5 litros. Relación de compresión 9.2:1. Potencia máxima 112 CV a 5.200 rpm. Par motor 17.3 kgm a 2.400 rpm

Transmisión

Tracción delantera. Embrague monodisco seco (216 mm). Relación final 3.770:1. Relaciones de caja: 1era 3.730; 2da 1.960; 3era 1.320; 4ta 095; 5ta 076. MA 3.31

Suspensión

Delantera. Esquema McPherson con brazo triangular, resortes helicoidales, amortiguadores a gas y barra estabilizadora (20 mm)
Trasera. Eje rígido con barra de torsión combinados con conjuntos de resorte helicoidal miniblock y amortiguador telescópico

Frenos

Delanteros a discos ventilados (256 mm). Traseros a tambor (230 mm).

Dirección

A cremallera asistida. Diámetro de giro 10.8 metros

Neumáticos

185/65 x 14". Llantas 5.5J

Carrocería

Monocasco de 2 volúmenes y medio, 3 puertas y 5 plazas. Peso 1.110 kg. Tanque de combustible de 65 litros. Largo 4.111 mm Ancho 1.709 mm Alto 1.431 mm Entre ejes 2.614 mm Trocha delantera 1.484 mm Trocha trasera 1.460 mm

Precio

$ 23.450- Garantía de 1 año o 20.000 kilómetros


NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.

Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

 

Origen: Francia

CONCLUSIONES

A favor

  • Diseño atractivo.

  • Comportamiento rutero.
  • Completo equipamiento.
  • Posición de manejo.
  • Elementos de seguridad.

En contra

  • Relación CV/litro.

  • Prestaciones poco llamativas.
  • Consumo urbano.
  • Sensibilidad a vientos laterales.

Puntaje final: 83.70


Se ganó la simpatía del equipo de RT.
En base a su performance / comportamiento / precio

Cotizá ahora el seguro para tu auto

 

VELOCIDAD MÁXIMA 188.600 KM/H
En 5ta a 5.600 rpm

ACELERACIÓN

0 - 60 Km/h

4.86 s

0 - 80 Km/h

7.51 s

0 - 100 Km/h

11.05 s

0 - 120 Km/h

15.68 s

0 - 140 Km/h

22.45 s

0 - 160 Km/h

31.66 s

40 - 100 Km/h en 4ta

15.43 s

60 - 90 Km/h en 4ta

7.48 s

60 - 90 Km/h en 5ta

10.18 s

90 - 120 Km/h en 4ta

8.59 s

90 - 120 Km/h en 5ta

11.72 s


FRENAJE

60 Km/h a 0

16.6 m

80 Km/h a 0

29.9 m

100 Km/h a 0

47.4 m

120 Km/h a 0

68.1 m

140 Km/h a 0

104.2 m

ERROR DEL VELOCÍMETRO

Vel Indicada

Vel real

20

19.4

40

38.2

60

57.5

80

77.3

100

96.8

120

117.0

140

136.4

160

156.3

180

176.1


CONSUMO
Vel
l/100 Km
Aut
a 90 Km/h en 5ta
7.12
870
a 120 Km/h en 5ta
8.42
738
Ciclo urbano
12.71
487
Mixto ruta / autopista
9.11
680


GLS. Dos versiones de Astra, ambas con buen equipamiento


Chato. Pese a la presencia del airbag el volante no es voluminoso


Materiales. En algunos casos son superiores a los del Vectra


Teclas. Bien a mano, sobre el apoyabrazos


Aleación. Las llantas no desentonan con el resto del auto


Luces. Todas se ubican juntas. Un poco lejos del alcance natural


Poco saludable. Brazo de un plástico poco confiable


En altura. Regulación típica de los Chevrolet actuales

Chevrolet Astra GLS 2.0
Computadora. Display más elegante que el del Vectra

Chevrolet Astra GLS 2.0
Precisión. Velocímetro en instrumental con poco margen de error

BREVÍSIMAS

Pito. Un intenso sonido alerta al conductor que se ha olvidado las llaves puestas. No hay posibilidad de no escucharla. De cualquier modo, si el conductor es un émulo de Beethoven, las trabas saltan al cerrar las puertas sin las llaves.
Monedero. A la izquierda de la columna de dirección, hay una guantera cuyo interior está cubierto con una goma. Ideal para monedas porque no hacen ruido. Entre los asientos, se ubica otro porta objetos que sirve para colocar el teléfono, billetera, etc.
Como en los grandes. Al abrir la puerta se abre también la ventanilla, una característica de las grandes berlinas alemanas, que disponen de esta característica por la hermeticidad. De ese modo se facilita la acción de cerrar las puertas.
Espacio. Los amantes de la música podrán llevar sus discos consigo porque abajo del climatizador existe una espacio justo para colocar cuatro compacts.
Embudo. Las trabas de los cinturones tienen una especie de "embudo", para que sea más sencillo introducir la hebilla. Eso evita andar "tanteando" para meterlo.
Difícil. Llenar el tanque puede ser una tortura porque se ahoga en el último tramo. Cuando salta el surtidor, todavía existe la posibilidad de meter, con paciencia, diez litros más. Nos pasó en más de tres estaciones de servicio.
Radio. Al oprimir el freno se escucha una interferencia en la radio si se está escuchando AM. Para mejorar.
Para brazos largos. Los cinturones de seguridad quedan muy atrás y agarrarlos para ponérselos implica cierto esfuerzo.
Frágil. El brazo que acciona el limpiaparabrisas y el limpialuneta no inspira demasiada confianza. El sonido no resulta saludable.

EQUIPAMIENTO

- ABS
- Airbag cond / acomp
- Aire acondicionado
- Apertura a distancia puertas/baúl
- Apoyacabezas delanteros/tras.
- Asientos regul. altura cond
- Bloqueo central de puedas
- Cinturones seg. inerciales ad./at.
- Elevacristales eléctricos ad.
- Espejos cortesía acomp.
- Espejos con comando eléc
- Guantera con luz
- Indicador temperatura agua
- Limpialavaluneta
- Luces antinieblas del./tras.
- Luces de cortesía ad./at.
- Luz de reserva de combustible
- Llantas de aleación
- Odómetro digital
- Ordenador de a bordo
- Parlantes delanteros/traseros
- Portamapas contrapuertas del.
- Radio AM-FM / CD
- Regulación interna de faros
- Reóstato luz de tablero
- Respaldo trasero rebat. comp./parc.
- Tercera luz de stop
- Techo solar eléc.
- Testigo de mantenimiento
- Testigo de pastillas de freno
- Volante reg. altura

Chevrolet Astra GLS 2.0
Aprovechable: No sobra espacio, pero tampoco es un problema

Chevrolet Astra GLS 2.0
Motor: Idéntico al del Kadett. Pobre relación CV/Litro

Chevrolet Astra GLS 2.0
Ventana al cielo. De accionamiento eléctrico

Chevrolet Astra GLS 2.0
Pruebas. El Correvit en proceso de armado. No es fácil

Vea también

Chevrolet Astra CD 2.0 5p

Road Test del Chevrolet Astra CD 2.0 5p
Revista Parabrisas Nro 289. Noviembre de 2002

 

 

 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar