Nacionales

Importados

F1 Web

Búsqueda personalizada

Road Test de autos importados en el mercado argentino

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

GMC Chevette 1.4 - 1992

 

Nueva variante a la hora de elegir

 

Revista Road Test Nro 17. Marzo de 1992

 

GMC Chevette 1.4

Dentro de la franja de los autos cuyo precio se ubica debajo de los 10.000 dólares, está el GMC Chevette que aparece como una opción válida. Buen equipamiento para un auto de este nivel, terminación adecuada y un chasis robusto. Las prestaciones no son su fuerte y sólo alcanza una velocidad final de 142 km/h

Más allá de la imprescindible subjetividad que nuestra profesión requiere, cuando uno se sube a un auto lleva consigo algunos preconceptos, con los cuales hay que tener cierta dosis de atención y el rigor suficiente como para poder prescindir de ellos a la hora del análisis.
Con el GMC Chevette 1.4 que importa Renault Argentina en el marco del intercambio regional, nos sucedió algo así. Lo recibimos sabiendo que se trataba de un auto de algo menos de u$s 10.000 (de lista, porque en los concesionarios se vende a 11.500), por lo que suponíamos pobre equipamiento, prestaciones poco brillantes y un interior espartano. Ni muy muy, ni tan tan.

GMC Chevette 1.4
El Chevette subiendo al asfalto. Las suspensiones copian bien

El tiempo pasa

Exteriormente el Chevette es un modelo superado. Cintura muy alta, parantes anchos y cola baja, son signos inequívocos de ello.
Los plásticos exteriores, agregados en uno de los tanto restylings que sufrió, le dan un aspecto más moderno, sobre todo en la trompa.
Cuando uno abre la puerta comienzan las sorpresas. El interior, al margen de los gustos personales, es prolijo y con elementos que sorprenden en un auto de estas características. Los tapizados, negros con pintitas blancas, están hechos en material símil pana, al igual que los paneles de puertas. El tablero de plástico negro contribuye a que el panorama interior, en general sea sumamente agradable. De discutible diseño los seguros de puertas que se encuentran detrás de las manijas y están hechos en plástico de dudosa calidad.

GMC Chevette 1.4
Agradable interior. Terminación adecuada, paneles de puerta prolijos y tapizados de buen material caracterizan al GMC Chevette. La caja reveló algunas incomodidades

Equipamiento lógico

El Chevette dispone de comando interior de espejos, luneta térmica, forzador de aire de tres velocidades (rumoroso, por cierto), reloj digital, tapa de tanque de nafta con llave, guantera con llave, luz de cortesía interior y de señalización en el interior de las puertas, luz para iluminación del vano motor, vacuómetro, cinturones de seguridad inerciales adelante y radio / pasacassette de buena calidad. Para un auto de este segmento, más no se puede pedir.
El volante tiene buen "grip" y la bocina se ubica en el centro del mismo. Como sobresale del plano es bastante común que en maniobras complicadas se accione sin intención. Volviendo la volante, vale destacar que está levemente tirado hacia arriba para permitir más espacio para las piernas. Cuatro personas pueden viajar con relativa comodidad en el Chevette. Los de atrás no contarán con el espacio ideal pero no deberán pasar las de Caín al sentarse para encarar un viaje de media o larga distancia.
El conductor va sentado adecuadamente, aunque aquí vuelve a notarse la brecha generacional con autos más modernos. La trompa se ve, larga y profunda, allá a lo lejos y la cintura queda un poco alta. Los que no son demasiado quisquillosos se podrán ubicar cómodamente. Pero si buscamos sutilezas.. El asiento dispone de regulación de respaldo (la clásica rueda al costado de la butaca) y se ubica sobre dos correderas que son lo suficientemente largas para darles una alegría a los más altos.

GMC Chevette 1.4

Información suficiente

El tablero consta de velocímetro, aguja de temperatura de agua y de nivel de combustible. El resto son testigos de batería, presión de aceite, freno de mano y luces.
Bien en el medio, se ubica el vacuómetro que consta de dos luces. Una amarilla que le indica que está pisando el acelerador más de la cuenta, y otra roja que le dice que lo suyo ya es una exageración. Si usted es de los que les gusta acelerar no se llevará muy bien con el instrumento, ya que no es agradable tener siempre prendida la lucecita roja.
A la izquierda del volante se encuentra un brazo de comando que es una especie de llave maestra. Desde allí se accionan los limpiaparabrisas (dispone de dos velocidades e intermitente) y el cambio de luces. En la punta, un botón que debe oprimirse para accionar el "sapito" que muchas veces también entra en acción en contra de la voluntad del conductor. Presionando hacia adentro se consigue el cambio de luces. Estas se encienden con una perilla ubicada a la izquierda del conductor, sobre el panel, en una posición algo incómoda.
Haciendo la comparación con sus competidores directos, teniendo en cuenta la particular segmentación del mercado argentino que se basa en los precios, el balance inicial luego de subirse a un Chevette es más que satisfactorio. En lo que hace al interior es más que un Spazio, está mejor equipado que un Renault 12 L y no queda desubicado en la competencia con el Gol GL.

GMC Chevette 1.4

Para andar muy tranquilo

Las prestaciones no son su fuerte. El motor de 1.400 cm3 con árbol de levas arriba entrega 63 CV DIN, lo que sumado a que el Chevette fue creado cuando el Cx era un factor sin demasiada importancia lleva a que las performances estén lejos de ser llamativas.
En cuarta velocidad alcanzó una máxima de 145.500 km/h (producto de varias pasadas en sentidos opuestos) mientras que en quinta la cifra descendió a 142.700 km/h. De cualquier modo los valores se encuentran por encima de los 140 km/h que acusa la casa del rombo.
La aceleración tampoco es destacable. Para alcanzar los 100 km/h con partida detenida necesita unos 17.3 segundos. Para esto puede contribuir una caja con un salto muy grande entre la segunda y la tercera. Respecto al comando cabe señalar que se mostró algo duro aunque luego de un breve lapso de adaptación se siente seguro.
El chasis va bien, aunque con cierta tendencia, y aunque parezca mentira tratándose de un tracción trasera a ir de trompa en las curvas lentas, a lo que contribuye la falta de potencia.
El comportamiento rutero es llamativo. A fondo va derecho sin ningún tipo de inconvenientes, casi sin necesidad de manejarlo. No se espanta ni tiene reacciones que sorprendan al conductor, aun al menos avezado.

GMC Chevette 1.4
Aspecto trasero. Los faros lo han modernizado un poco

En la tierra (aquí es donde con el Chevette más se disfruta la tracción trasera) se mostró como un auto robusto.
Los frenos no manifestaron irregularidades de ningún tipo. Más allá de un pedal algo esponjoso, el producto brasileño, para bien, derecho y sin "fading", aunque en ocasiones el tren trasero se bloquea cuando se lo exige a fondo. Las luces tienen un gran poder lumínico, tanto las altas como las bajas.
Este es el panorama que podemos dar tras el contacto que se prolongó por algo más de 1.500 kilómetros (en realidad fue casi un semi test) con el GMC Chevette.
Las comparaciones son inevitables. Por el precio, el producto de General Motors de Brasil es sumamente competitivo en nuestro mercado. Como argumentos tiene un equipamiento mayor al de sus competidores directos, interior de buena terminación, espacio interior y baúl que también lo ponen en ventaja.
Por el lado de las contras están las performances, dignas de un gasolero, y un consumo algo elevado en relación a dichas prestaciones. A 90 km/h precisa poco más de 7 litros para recorrer el centenar de kilómetros. A fondo (estamos hablando de 140 km/h) la cifra se estira a 14 litros. En este punto se encuentra en franca desventaja.
De cualquier modo, este Chevette fue una agradable sorpresa.

Por: Fernando Miranda
Fotos: Jorge Cánepa

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.

Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.

Deja tu comentario sobre este Road Test

Origen: Austria

CONCLUSIONES

Positivo

  • Equipamiento mayor al de sus competidores

  • Interior de buena terminación
  • Espacio interior
  • Baúl

Negativo

  • Performances

  • Consumo algo elevado

VEL. MÁXIMA 145.500 KM/H
Medida en ruta con corridas en sentidos opuestos

ACELERACIÓN

0 a 100 Km/h

18.3 s

0 a 1000 metros

38.4 s

CONSUMO (l/100 Km)

a 90 Km/h

7.7

a 120 Km/h

9.8

a 140 Km/h

14.0

Urbano

9.7

GMC Chevette 1.4

GMC Chevette 1.4
Tablero bastante completo para un auto de este segmento

GMC Chevette 1.4
Motor robusto

GMC Chevette 1.4
El acceso a la carga es difícil debido a la profundidad del baúl, que sin embargo, tiene una capacidad coherente

Nueva opción hasta u$s 11.500-

No puedo negar que sentarme al volante del GMC Chevette me trajo gratos recuerdos de la década del '70, cuando escribiendo para CORSA cumplía la doble función de cubrir competencias de Turismo y hacer evaluaciones de los autos de road test. Fue precisamente con un Opel K-180 que anduvimos con el "Mono" Pisani por caminos del noroeste.
Básicamente, este GMC Chevette que Renault importó de Brasil, es similar a aquel K-180 salvo modificaciones externas en la búsqueda de actualizarlo. Aquél como éste era un auto robusto, liviano, con buenos frenos y que doblaba francamente. El motor era un 1.800 cm3 (el del Chevrolet 6 "rebanado" a 4 cilindros) que se manifestó como el punto crítico de ese modelo de los cuales muchos aún siguen transitando nuestras calles.
Este GMC Chevette (derivado como el K-180 del germanísimo Opel Kadett) cuenta con equipamiento básico pero decoroso. Tanto sea por su tablero de instrumentos, sus tapizados y paneles de puerta. El motor es un 1.4 litros con árbol de levas a la cabeza, ubicado longitudinalmente (no olvidar que hablamos de un tracción posterior). La caja de velocidades me pareció algo "larga" en sus relaciones y un poco arisca en su accionar con un diagrama extenso entre cada uno de los cambios. Pero también creo que con el uso, se torna más civilizada, para beneplácito del público.
Respecto a la habitabilidad y capacidad del baúl, se muestra adecuado. Mejor que algunos de sus rivales y competitivo como otros. La limitación está dada por las dos puertas de acceso, algo muy habitual en Brasil pero exclusivo de autos deportivos o pequeños en Argentina. De todas formas, cuatro personas viajan con absoluta comodidad.
Obviamente aparecen detalles que hablan de la antigüedad del diseño, como la cintura lateral alta, la posición del asiento, la inclinación del volante, el largo del capó, los ventiletes (aquí no los tenía), pero también sorprenden los cinturones delanteros inerciales, la luneta desempañante, los espejos dobles externos (no rebatibles, atención en los garajes), la luz testigo de vacuómetro y demás elementos propios de autos de precio algo superior.
Y ya que hablamos de precio, allí radica el potencial del Chevette. Un valor más que coherente que garantiza receptividad por parte del mercado. Entre los nacionales, es una opción del Spazio, el Duna y el Renault 12. Entre los foráneos rivalizará con el Volkswagen Gol, y el Lada Laika. Como para que el jefe de familia se detenga a pensar y hacer cuentas.

Carlos F. Figueras

EQUIPAMIENTO

- Espejos retrovisores derecho e izquierdo con control remoto manual
- Faros delanteros con lámparas halógenas
- Tapa de tanque de combustible con llave
- Asientos delanteros tipo butaca con mecanismo reclinable y apoyacabezas
- Parasol derecho e izquierdo con espejo de cortesía
- Alfombra textil
- Luz de cortesía en puertas, luz de baúl, luz de guantera, luz de motor
- Gaveta en puerta delantera izquierda
- Calefactor con desempañador y ventilador de tres velocidades
- Cinturones delanteros inerciales y traseros abdominales
- Tapa de guantera con llave
- Desempañador de luneta trasera
- Limpiaparabrisas de dos velocidades e intermitente. Lavaparabrisas eléctrico
- Reloj digital
- Vacuómetro
- Radio AM/FM digital, pasacassette autoreverse con código. Dos parlantes

Características técnicas

Motor

Delantero longitudinal. 1.398 cm3. Diámetro por carrera 88 x 66.2 mm. Distribución por 1 árbol de levas a la cabeza comandado por correa dentada. 2 válvulas por cilindro. Alimentación por carburador de 1 boca. Encendido electrónico. Potencia real 62.5 CV DIN a 5.000 rpm. Par motor 10.5 mkg DIN a 3.500 rpm. Relación de compresión 8.5:1.

Transmisión

Tracción trasera. Caja manual de 5 velocidades. Relaciones: 1era 3.75:1, 2da 2.16:1, 3era 1.38:1, 4ta 1:1, 5ta 0.85:1. MA 3.81:1. Puente de tracción 3.90:1

Dirección

Piñón y cremallera

Frenos

Delanteros a disco. Traseros a tambor

Suspensiones

Delantera: Independiente con resortes helicoidales, brazos de control inferior superior, amortiguadores hidráulicos telescópicos y barra antirrolido.
Trasera: Eje rígido, con resortes helicoidales de acción progresiva, brazos longitudinales, estabilizador lateral y amortiguadores hidráulicos telescópicos

Equipo eléctrico

Batería de 12v / 40 Amp. Alternador 55 Amp con regulador electrónico incorporado

Neumáticos

Firestone 175/70 SR 13"

Carrocería

Berlina de dos puertas y 4 plazas. Largo 4.185 mm Ancho 1.570 mm Alto 1.324 mm Entre ejes 2.395 mm Peso en orden de marcha 914 kg Tanque de combustible de 55 litros

Precio al público

u$s 9.600-

Vea también

Opel K-180

Road Test del Opel K-180
Revista Corsa Nro 491. Octubre de 1975

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar