Nacionales

Importados

F1 Web

Búsqueda personalizada

Road Test de autos importados en el mercado argentino

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Land Rover Defender Station Wagon 110 TD5 - 2003

 

Rendirse jamás

 

Revista Auto Test Nro 152. Junio de 2003

 

Land Rover Defender Station Wagon 110 TD5

La quintaesencia del más puro off road pasó por nuestras manos. Duro, casi tosco, incómodo, espartano, antiguo, con soluciones que no se aplican desde hace décadas... el Defender es encantador. Sin dudas el vehículo que uno elegiría para enfrentar la peor travesía. Una leyenda con 50 años sobre las espaldas

Encarar el test de un Defender es salir desde otro punto de partida y plantear el análisis con la certeza de arribar a otras conclusiones. Se conoció en 1983 pero ya revalidaba formas y soluciones del primer Land Rover salido en 1948; estamos ante un mito, una leyenda, un auténtico pionero que, fiel a sus principios, no sucumbió a ninguna moda. Un concepto inalterable que resiste el paso de las nuevas generaciones casi sin modificaciones, amparándose en virtudes nobles y simples que refuerzan el hechizo.
Puestos frente a la computadora para desgranar las experiencias y cifras recogidas en más de 1.000 km de test, es necesario aclarar que hay ítems que vienen con el casillero desierto: confort, aerodinámica, estanqueidad, respuesta en ruta, insonorización, maniobrabilidad, aceleración, ergonomía, posición de manejo, no son cosas para pedir o encontrar en este modelo...
Por eso centraremos las exigencias en base a lo que es: un vehículo utilitario destinado al trabajo, donde todo lo demás es aleatorio, opcional.

Land Rover Defender Station Wagon 110 TD5
Ideal para el más puro off road

Un guerrero de ley

De impecable verde very british -combinado con llantas y techo blanco-, se presenta con ese halo inveterado que los años le dan a los clásicos. El conjunto de accesorios originales (ver recuadro) resulta tan interesante como oneroso. La altura llama la atención: con la baca (portaequipaje) medimos 2,20 metros.
Después que lo "trepamos" -faltan agarraderas internas para los menos ágiles- y ya sentados frente al volante, sorprende: la postura de manejo es una complicación en sí misma que "empuja" a manejarlo sólo con la mano derecha, apoyar el antebrazo izquierdo en el marco de la ventana y asumir una pedalera escandalosamente corrida hacia la izquierda que no conoce la mínima expresión del término profundidad. La postura final es tan extraña que uno comprende la inexistencia del apoyabrazos en la contrapuerta: estamos sentados a la altura del parante central.
Los controles disponibles son: calefacción, desempañador, bocina, luces, limpiaparabrisas... y nada más. En este contexto, el tablero y el comando de caja no entregan sutilezas; la radio con CD y la regulación en altura de las luces, asoman como una excentricidad. El faltante del aire acondicionado -en relación a su precio- es casi un maltrato gratuito... Justo es señalar que las nuevas versiones en Europa presentan un replanteo general del interior que le aporta un poco de sentido común.

Land Rover Defender Station Wagon 110 TD5

Los asientos traseros son muy incómodos si el viaje dura más de una hora: duros y con respaldos muy cortos, atentan contra cualquier humano que apreciemos, pero es su filosofía: todo en el Defender esta pensado con una premisa: resistir el paso del tiempo. Tres se acomodan a pesar del "sufrimiento", y en las banquetas longitudinales los ideal es dos por lado (merecerían cinturones de tres puntos).
Aquella persona que lo maneje varias horas podrá parodiar a Jorge Luis Borges y decir: "me duele un Defender en todo el cuerpo..." pero sarna con gusto... y la cara de felicidad en cada semáforo es indisimulable. Si está muy sucio, mejor.
El TDi de cinco cilindros se amalgama bien con las relaciones de caja y se mueve ligerito. Como todo turbodiésel precommon rail, es perezoso "abajo" pero no se queja fácilmente, empuja y empuja. Es un propulsor muy elástico, que respecto al anterior incrementó la potencia y el par sin pedir más combustible.
A la hora de la autopista la insonorización se despide hasta luego y a fondo hay que comunicarse apelando a señas. Las cifras de performance y consumos que logramos son acordes: si observamos el área frontal o la resistencia descarada que le propone al viento, hasta son meritorias. El conjunto en general proporciona una conducción bastante franca. Balancea lo esperable en un aparato de más de dos metros, pero es dócil y sincero.

Land Rover Defender Station Wagon 110 TD5

A más velocidad, si bien no es la octava maravilla de tenida direccional, ofrece tranquilidad; el sistema de recirculación de bolillas está pensado para aguantar un topetazo contra el Uritorco y no para entrar en Salotto con deriva controlada, por eso una vez que se descubren la mañas, la relación hombre-máquina se intensifica y se lo goza de otra manera.
Opcionalmente se puede elegir ABS y control de tracción. Esta unidad carecía de ellos, lo que se notaba más que nada en asfalto mojado o pisos con baja adherencia. Las Michelin son reconocidas por su calidad pero con 2.000 kilos lanzados a 70 centímetros del suelo tampoco le podemos pedir maravillas. Los cuatro discos responden -la ayuda del servo es relativa y hay que patear con la fuerza de un marcador de punta uruguayo- pero se fatigan con facilidad si el sinuoso ofrece poco respiro.
Los elementos de seguridad faltantes en el recuadro de equipamiento eximen de mayores comentarios. Las luces traseras, si bien respetan el diseño tradicional, tienen poca superficie.

Land Rover Defender Station Wagon 110 TD5
Los "bancos" traseros lo sacarán de apuros, pero no se recomiendan

La hora de la verdad

El lector a esta altura se preguntará si no seremos impiadosos con este Land Rover. Realmente son pocos los tantos a favor en confort tras su paso por la ciudad y la ruta. Pero como en esas películas americanas, donde las heroínas se sacan los lentes, van a la peluquería, cambian de ropa, se pintan los labios y pasan en segundos a ser las reinas del universo, el Defender, una vez que sacamos los pies del asfalto, dice: "éste soy yo, pedí lo que quieras".
Asombra, seduce, responde siempre. Casi no hay que echar mano del bloqueo del diferencial central para salir de huellones donde el chocolate llega a la rodilla. El chasis es un canto a la solidez, podemos andar a los saltos que todo se sacude, pero nada se cae. Ahí valoramos la ausencia de alfombras tejidas: el Defender es el único TT donde uno se sube embarrado o mojado sin culpa. Ya habrá tiempo para "baldearlo" adentro, total es todo de aluminio...
La reductora es impecable tanto para subir como para bajar y exprime la mejor savia de los 30,5 Kgm disponibles. La altura libre es envidiable y la capacidad de vadeo está dada por el nivel de impresionabilidad de los que van adentro... pero sin olvidar que una centralita del motor (cosas de las inyecciones modernas) se esconde bajo la butaca del acompañante.
Sólo merece un poco de atención el cruce de puentes ya que no se puede bloquear el eje trasero. Igualmente los recorridos de suspensión permiten jugar tranquilos con buen resto. Si tuviera bloqueo manual adelante o atrás habría que inventarle nuevos caminos.
Es un gran todo terreno (y esto es literal) que se aprovecha al 100% en este tipo de situaciones. Un vehículo increíble por lo aguantador y noble que mientras tenga inercia pelea en lugares insólitos. Pero se debe aprovechar allí, si no es como tener un par de zapatillas nuevas guardadas en el placard. Hablar de dinero para un Defender es relativo. Si se le da el destino para el que fue concebido puede hasta considerarse como una inversión redituable: puede circular 30 o 40 años con mantenimiento escaso. La garantía, en relación al producto y la marca, debería triplicarse.
Tener un Defender en el garaje de casa, si no se es Guardaparque Nacional, ingeniero en minería o dueño de un campo en la montaña, implica aceptar una serie de concesiones y sólo Ud. sabrá si vale la pena. Por las dudas, ya conoce nuestra respuesta.

Por Claudio F. Capace
Fotos Miguel Tillous

Características técnicas

Motor

Diesel. Delantero longitudinal. 5 cilindros en línea. Cilindrada 2.495 cm3. Diámetro por carrera 84.5 x 88.9 mm. Distribución por un árbol de levas a la cabeza, 2 válvulas por cilindro. Alimentación por inyección directa electrónica, turbocompresor e intercooler. Refrigeración: 13 litros. Circuito de lubricación: 8.2 litros. Relación de compresión 19.5:1. Potencia máxima 122 CV a 4.000 rpm. Par motor 30.5 kgm a 2.000 rpm

Transmisión

Tracción total permanente, largas, reductoras, neutral y bloqueo del diferencial central. Embrague monodisco en seco. Relación final 3.540:1. Relaciones de caja (manual). 1era 3.692; 2da 2.132; 3era 1.397; 4ta 1:1; 5ta 0.770; MA 3.429. Caja reductora 3.320:1.

Dirección

De bolillas recirculantes, asistida. Diámetro de giro 12.8 metros

Frenos

Delanteros de discos ventilados (Diámetro 298 mm). Traseros de discos macizos (Diámetro 299 mm).

Suspensiones

Delantera: Eje rígido con brazos longitudinales. Barra Panhard, barra antirrolido, amortiguadores telescópicos y resortes helicoidales.
Trasera: Eje rígido con triángulo central, brazos longitudinales, amortiguadores telescópicos y resortes helicoidales.

Neumáticos

235/85 x 16"

Carrocería

Tipo Chasis de largueros / Station Wagon / 4 puertas y portón. 9 plazas. Peso declarado 2.064 kg. Tanque de combustible de 75 litros. Largo 4.438 mm Ancho 1.790 mm Alto 2.035 mm Baúl 650 / 2.450 dm3

Precio

u$s 31.040. Garantía de 100.000 km o 1 año

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

;

CONCLUSIONES

A favor

  • Resistencia a toda prueba

  • Brillante desempeño off road
  • Estilo y concepción
  • Motor / Elasticidad

En contra

  • Falta de seguridad y confort
  • Posición de manejo
  • Rueda de auxilio exterior sin traba
  • Insonorización

VELOCIDAD MÁXIMA 134.200 Km/h
En 5ta a 3.800 rpm

ACELERACIÓN

0 - 60 km/h

6.31 s

0 - 80 km/h

10.85 s

0 - 100 km/h

17.76 s

0 - 120 km/h

35.60 s

0 - 400 m

20.4 s

0 - 1000 m

38.9 s

40 a 100 km/h en 4ta

18.69 s

60 a 90 km/h en 4ta

9.05 s

60 a 90 km/h en 5ta

14.31 s

90 a 120 km/h en 4ta

16.78 s

90 a 120 km/h en 5ta

17.48 s

80 a 120 km/h en 5ta

43.2 s

ERROR DE VELOCÍMETRO

Vel indicada

Vel real

20 km/h

19.4

40 km/h

38.7

60 km/h

57.9

80 km/h

77.1

100 km/h

96.4

120 km/h

115.6

Ángulo de ataque
50 grados

Ángulo ventral

30 grados

Ángulo de salida

35 grados

Capacidad de vadeo

50 cm

Altura al suelo

21.5 cm

Inclinación máxima

30 grados

Recorrido suspensión delantera

56 cm

Recorrido suspensión trasera

57 cm

Altura al suelo

21.5 cm

DISTANCIA DE FRENADO

60 km/h a 0
16.1 m
80 km/h a 0
29.9 m
100 km/h a 0
47.2 m
120 km/h a 0
73.8 m

CONSUMO

 
l/100 km
Km
90 km/h en 5ta
11.3
663
120 km/h en 5ta
14.9
503
Ciudad
13.2
568
Ruta / Autopista
13.7
547

VELOCIDAD MÁXIMA EN CADA MARCHA

1era

33.2 km/h a 4.200 rpm

2da

65.1 km/h a 4.200 rpm

3era

100.2 km/h a 4.000 rpm

4ta

130.0 km/h a 4.000 rpm

5ta

134.2 km/h a 3.800 rpm

SU ANDAR EN CIUDAD Y EN RUTA ES MUY CRITICABLE Y SE "SUFRE" BASTANTE, PERO CUANDO DESAPARECE EL ASFALTO, EL TD5 SE TRANSFORMA -CUAL CENICIENTA- Y RESULTA SENCILLAMENTE MARAVILLOSO

Land Rover Defender Station Wagon 110 TD5
El aspecto rudimentario y anticuado del interior es criticable pero es uno de sus principales atractivos

Land Rover Defender Station Wagon 110 TD5
Información básica en el tablero. Debería estar mejor tratado.

Land Rover Defender Station Wagon 110 TD5

Todos los accesorios que ofrece el Defender pueden ser inútiles para el uso cotidiano en ciudad, o sólo servir de "facha". Pero sin duda son una herramienta necesaria cuando enfrentamos el más duro off road o en exigentes travesías

Land Rover Defender Station Wagon 110 TD5

LOS FALTANTES DE SEGURIDAD (AIRBAGS, TERCER STOP, ABS), CONFORT (AIRE, ALARMA) Y ALGUNAS DE LAS SOLUCIONES APLICADAS (BUTACAS, COMANDOS) NO SE JUSTIFICAN DE NINGUNA MANERA

EQUIPAMIENTO

- ABS (Opcional)
- Aire acondicionado (Opcional)
- Apoyacabezas delanteros
- Cinturones de seguridad inerciales adelante y atrás
- Control de tracción (Opcional)
- Espejo interior fotosensible
- Estribos laterales
- Ganchos adelante y atrás
- Guantera con llave y luz
- Indicador de temperatura de agua
- Limpialava luneta
- Limpialava parabrisas con intermitente regulable
- Luces antiniebla traseras
- Luz de reserva de combustible
- Luz de baúl o caja
- Odómetro digital
- Parlantes delanteros
- Radio AM/FM con CD
- Regulación interna de faros
- Respaldo trasero rebatible completo / parcial
- Tapa de tanque con llave
- Testigo de pastillas de freno

Land Rover Defender Station Wagon 110 TD5

PARA TENER EN CUENTA

- Volátil. Hay un elemento que durará poco: la rueda de auxilio, preparada casi especialmente para que se la lleven. La Michelin original viene en el caballete sólo con tres tuercas. Más que un descuido, una incitación...
- Faltaron al debate. Nos quedaron afuera de la carta documento de los faltantes: una brújula acorde con su espíritu outsider, ah, y un alojamiento fijo para el criquet. Largo, pesado y con una base que queda suelta y es una catapulta mortal.
- Remember. El sistema de las ventanitas frontales para airear el habitáculo -con claras reminiscencias de los Renault 4 y Citroën 2CV- en el Manual del Usuario recibe pomposamente la denominación de "mando de paso de aire fresco"... por favor.
- Cuando pase el temblor. Los espejos exteriores son muy chicos y para colmo cuando se pasan los 100 km/h les agarra el tembleque y "contagian" al interior. Visión trasera esquizofrénica.
- Subí que te llevo. Los estribos laterales son muy útiles para el ascenso y descenso, sobre todo de los mayores. En el "pesto" conviene "izarlos" porque invariablemente se doblan pero igual quedan expuestos. Antes de dejar el barro... impecable el diseño del paragolpes delantero que cobija al malacate. Sobrio, funcional y para nada agresivo con los compañeros de parking.
- Feliz domingo... No hay duda que los ingleses están "entongados" con el cerrajero: una llave para encendido, otra para el portón y puertas (endeble, se dobla) y una más para el combustible (¿qué esperaba, cierre centralizado?). Engorroso. Cada vez que sacábamos el habitadísimo llavero temíamos que viniera Soldán con el Cofre de Felicidad... 23, más Figueras de acompañante!!!

Land Rover Defender Station Wagon 110 TD5
Las plazas traseras no brindan ninguna comodidad. Al contrario

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad
Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar