Nacionales

Importados

F1 Web

Búsqueda personalizada

Road Test de autos importados en el mercado argentino

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Dodge Dakota Sport 4x2 - 1993

 

No es un fierro: ¡Es un caño!

 

Revista Corsa Nro 1391. Marzo de 1993

 

Dodge Dakota Sport 4x2
La Dakota Sport "dejando ruedas" en cualquier velocidad y en cualquier marcha

Un nuevo concepto en materia de pick ups: la sport (casi de competición, a juzgar por sus performances...) de Dodge. Velocidad máxima de más de 180 km/h y aceleración de 0 a 100 en menos de 10 segundos. Lo dicho: un caño...

Si bien la Real Academia Española tardará unos años en darle el espaldarazo legal, parece ser que en la Argentina la expresión "¡Es un fierro!", dicha así, fervorosamente, terminó su ciclo, siendo reemplazada por la neológica frase: "¡Es un caño!" expresada con el mismo fervor. Neologismo o barbarismo, la etimología del sustantivo degenerado a calificativo, es oscura, como la misma palabra lo sugiere. Habiéndose generado entre los chicos adolescentes, y siendo escuchada en distintas regiones de la Capital Federal, ninguno de los expertos consultados supo ubicar el origen de la misma. O es un apócope de "cañón", o es el lunfardesco "caño" que define a un arma o artilugio explosivo, en cuyo caso sería una acepción de "bomba".
Demostrado que el cronista hubo su sapiencia, habrá que explicar que es esto de una "pick-up deportiva".

Dodge Dakota Sport 4x2
Los "chuchos" miran a la de 183 caballos

Que un vehículo como esta Dodge Dakota Sport tenga el comportamiento -y comodidad- de un auto razonablemente "picante", es algo que le cuesta entender a quien no sea ciudadano norteamericano. En el resto del mundo a los periodistas especializados se les hace cuesta arriba contarles este fenómeno a los usuarios, sobre todo cuando las terminales norteamericanas incluyen buena cantidad de estos vehículos en sus envíos al exterior.
Es que muchísimos de los automovilistas estadounidenses utilizan las pick-up como autos de turismo o deportivos. Esta tendencia se transformó en boom a partir de las crisis petroleras de los años '70 cuando, forzadas las familias a prescindir de uno o más autos, se optó por lo que pudiera concentrar distintas prestaciones en una sola unidad. La pick-up fue una respuesta y millones de chicos crecieron viajando en camioneta lo que naturalmente los condujo a adquirir una pick-up como primer vehículo.
Claro que, al cambiar las condiciones y bajar el precio de la nafta, se fueron pidiendo prestaciones más altas y condiciones más confortables.
Algunas de las respuestas fueron los vehículos tipo Blazer o Pathfinder; en otros casos el camino fue pulir las camionetas: hoy las posibilidades de compra son casi infinitas.
Y, para el ego norteamericano, más de uno puede sentirse infinitamente superior contemplando el mundo desde un asiento que está más de medio metro por encima del asiento de un auto normal, al que pueden mirar desde arriba. Como nos miran los colectiveros y camioneros.
En Dodge, la Dakota es la mediana o compacta.
Para ubicar más al lector argentino, el mercado de los pick-up en los EE.UU. es casi tan importante como el de los automóviles. De hecho, el vehículo más vendido es la camioneta Ford F-100; le sigue la Blazer de Chevrolet; recién aparece tercero el primer automóvil, el Ford Taurus, que superó al Honda Legend gracias a rebajar los precios en casi 2000 dólares los últimos dos meses de 1992. Quinta, la pick-up Dodge. Ni más ni menos.
Cuando Sidway S.A., importadora oficial de Chrysler para la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal, le ofreció a CORSA este vehículo, la curiosidad fue grande. "Es justo para esta revista", dijo John Jeffrey, gerente de Servicio. "Se van a entusiasmar", agregó. Y no exageró nada.
Color rojo llama, con el zigzag acebrado que nace en la base de la puerta y termina en la mitad de la caja de carga, la palabra Sport en ambos costados, las llantas de aleación y las "fachendosas" Goodyear Invicta, concitó la atención de un espectro amplísimo de la población: el anciano vendedor de sandías, "Esta sí que es de diez"; los chicos, "¡Qué caño!"; el mecánico, "Al fin uno con lugar para trabajar; aunque ésta debe dar poco trabajo"; los probadores de Autolatina, en la ruta, que no dijeron nada, pero la miraron de punta a punta y sólo preguntaron el precio y performances; las damas jóvenes, que sólo apartaban la vista cuando llegaban al chofer; los acomodadores en los garajes, que se peleaban para estacionada.
Líneas limpias y lisas, casi sin cromados, impresiona como más grande de lo que es. Y llegando al final de la crónica, ya devuelta la Dakota, surge la duda cruel: ¿Qué hubiera pasado probando con el portón trasero abierto? Habrá que hablar de aerodinamia, nomás, con Pedro Campo.
El señor Jeffrey tenía razón: la Dodge Dakota es un vehículo deportivo que, si hace falta, también puede llevar 700 kg de carga.

Fotos. A. Capria

Dodge Dakota Sport 4x2
Por respeto, pocos la "cargarían". Pero la caja puede llevar hasta 700 kilos

Punto por punto

La serie de pick-ups Dodge Dakota comenzó en 1986. Al principio llevaba distintas motorizaciones: un 4 cilindros de 2,5 litros y 117 CV; el 6 en V de 3,9 litros y 125 CV y el 8 en V de 5,2 litros y 165 CV. Las potencias han crecido: desapareció el 4 cilindros y los motores en V disponen ahora de 183 CV en el 6 y 230 CV en el 8. El modelo Sport puede pedirse, opcionalmente, en simple o doble tracción, con cabina corta o larga, chasis corto o largo, para cargar 700 ó 1100 kilos.
Esta Dakota Sport es 4 x 2 y tiene un equipamiento muy completo. Está destinada a un tipo de usuario sumamente abundante en Estados Unidos y que existe en embrión en la Argentina: aquel que gusta de un vehículo con aspecto rústico, comodidades de sedán y prestaciones casi deportivas. Si puede llevar unos kilos de carga, mejor, pero solo eventualmente se lo destinará a ese servicio.
Por otra parte, es una pick-up mediana (o compacta) cuyas dimensiones no superan las de una berlina mediana por lo que puede, perfectamente, ocupar el lugar de un automóvil en un garaje. Su precio, aquí, es equivalente al de la Ford F-100 de Lujo, aunque si van a Sidway S.A. de parte de CORSA, es posible que consigan un descuento. Claro que no se llegará a los 13.000 dólares, más o menos, que cuesta en origen, pero en ese sentido está para competir en el mercado local y puede conformar a quien no pueda llegar a una Cherokee.

Posición de manejo

Pese a las limitaciones de la cabina y al asiento enterizo, es sorprendentemente cómoda. Para gente de gran tamaño, son algo cortas las distancias al volante y de los pies a la pedalera, pero como se va sentado casi como en una silla, no hay fatiga ni se generan tensiones. El volante es de buen tacto y pequeño; la palanca de cambios muy precisa, aunque su robustez y tamaño hacen los recorridos algo largos. Instrumental sencillo pero con información completa (de la que interesa, incluyendo una señal para cuando se está acelerando demasiado, cosa que ocurre casi siempre); aire acondicionado y radio en exceso, dadas las reducidas dimensiones del habitáculo, de fácil accionamiento y regulación, incluyendo la radio digital con búsqueda a perilla, un hallazgo; excelente la visibilidad, en todo sentido.

Motor

Impresionante, para el vehículo que equipa. Son 183 CV y casi 32 kgm de torque, por lo que no se puede impedir que las ruedas traseras patinen en casi todos los cambios. A las 4.800 rpm corta en 4ta y a las 5100 en 5ta, con un corte abrupto que sirve de aviso, retomando la marcha cuando disminuye el régimen. Buen sonido de escape: aunque la insonorización de la cabina es muy buena, una ventanilla algo abierta permite que llegue el hermoso ronquido entrecortado del motor en "V", cuando se va rápido, lo que también ocurre siempre.
Si bien las cifras de consumo aterraron -en principio- al cronista, charlas mantenidas con usuarios de pick-ups dejaron en claro que la Dakota Sport es un monumento a la frugalidad en su clase. Mérito de la inyección multipoint secuencial Chrysler y el encendido electrónico digital. Y ya que se toca ese punto, vale la pena mencionar que cuenta con la famosa "caja negra" de los aviones. Enchufada a una computadora manual programada, proporciona información a nivel monumental sobre cada una de las partes importantes del vehículo: se lo puede chequear por completo en apenas una decena de minutos. No por nada los services se efectúen cada 12.000 kilómetros. Súper robusta y confiable, a la vez que sencilla, fue grato volver a disfrutar de los caballos "gordos" de un buen motor norteamericano.

Prestaciones, tenida, frenos

Sorprendentes. La denominación Sport no es un simple adorno pintado en la carrocería. Claro que las sensaciones deportivas suelen experimentarse con las asentaderas mucho más cerca del suelo, pero la nueva experiencia no tiene desperdicios. La cosa comienza cuando se suelta el pedal del embrague, en primera. El primer aviso es el empujón en la espalda y el segundo el ruido de las gomas traseras patinando. Si no se tiene cuidado, patinarán también en segunda y en tercera. Queda claro que con 700 kg no ocurriría esto.
A todo esto, el embrague hidráulico, la dirección asistida y los frenos ídem preanuncian que el manejo no provocará excesivos bíceps al conductor. Luego, con el reloj en la mano, se llega desde cero a 100 km/h en 9s85/100. Se probó de varias maneras, hasta saliendo en segunda, pero siempre llegó a los 100 patinando. Y esa es una cifra de todo respeto. No hay vehículo nacional que la alcance.
No fue sin cierta aprensión que comenzó a buscarse la velocidad máxima. La democracia demostró en la Argentina que no es muy buena para la conservación de calles y caminos, por lo que la liviana cola de la chatita ésta, la Dakota, se había zangoloteado lo bastante para extrañar una de esas butacas que lo atajan a uno de todos lados. La recta de pruebas tiene una "S" muy rápida a la entrada y otra similar en la salida. Se pueden tomar a fondo -dentro de lo conocido- pero no se sabía cuánto podían dar los 183 burros. Afortunadamente, estuvo dentro de los límites, llegando apenas a los 180 kilómetros por hora -promedio- en quinta. Así que se probó en cuarta y el promedio subió casi 5 kilómetros más. ¿Y saben lo mejor de todo?: en velocidad, la Dodge Sport va como por sobre rieles, aplastándose al camino. Las famosas "S" se enderezaron como por encanto.
Ahora ya se sabía por qué le habían instalado una bocina neumática de doble tono: es imprescindible para no sorprender a los "sorpassados".
A todo esto y ya en confianza, se buscó el camino de tierra acostumbrado. Entre la dirección asistida y los frenos con ABS, fue una fiesta. La Dakota Sport va por donde le manden.
Además, tiene otras ventajas. Es fácil de llevar en el tránsito. Se estaciona como pocos automóviles de menor tamaño. Con su gran torque uno se encuentra en el tránsito andando en 4ta. y con pocas necesidades de bajar cambios; los mismo en ruta, donde la 5ta. sirve para todos los sobrepasos que se presenten. De allí un consumo contenido para el tipo de vehículo de que se trata.

Neumáticos

Excelentes los Goodyear Invicta para todo tiempo con que está equipada. Aptos para andar en ciudad, en velocidad y en la tierra, con o sin humedad. Bastante confortables en todas las situaciones pero hacedores en buena parte de la excelente tenida que presenta la pick-up Dakota.

Habitáculo

En parte quedó descripto en el primero de los puntos. Tiene una guantera un tanto pequeña, compensada con una bandeja abierta y un soportable extraíble para dos latas de cerveza, o lo que entre en esa medida. Fácil de enfriar y calentar -el habitáculo- dadas sus reducidas dimensiones. Tres personas viajan bien, aunque tal vez los viajes fueran más descansados si se le cargaran unos 200 kg atrás, o se pudiera andar en la ruta a más de 160 km. por hora.

Dodge Dakota Sport 4x2
La toma fue hecha para mostrar a la Dakota Sport de atrás y es casi estática, por lo que la inclinación no se debe al rolido sino al desnivel del piso

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test

 



CONCLUSIONES

Pro

  • "Facha"
  • Motor
  • Frenos
  • Prestaciones
  • Equipamiento

Contra

  • Asiento enterizo
  • Posición de manejo en conductores de alta talla

VELOCIDAD MÁXIMA 184.195 KM/H
En 4ta

ACELERACIÓN

0 a 80 km/h

9.85 s


CONSUMO
 
km/l
a 90 km/h
7.9
a 120 km/h
8.1
Urbano
5.1


Espejo, y botones de traba de puerta y levantavidrios

LA TENIDA ES SORPRENDENTE PARA UN VEHÍCULO DE ESTAS CARACTERÍSTICAS


Las luces, de "achinado" diseño, muy a la "page"


Poco innovadora cola, con sus luces

Dodge Dakota Sport 4x2
El tablero es clásico y sinóptico

Dodge Dakota Sport 4x2
Las llantas muy vistosas y sus excelentes neumáticos en detalle

Dodge Dakota Sport 4x2
El volante avanza demasiado sobre el conductor

Características técnicas

Motor

Longitudinal delantero, 6 cilindros en V a 90 grados. Árbol de levas central comandado por cadena. 2 válvulas por cilindro, inyección electrónica multipunto, secuencial, encendido electrónico digital. Cilindrada 3.903 cm3. Diámetro por carrera 99.3 x 84 mm. Relación de compresión 9.1:1. Potencia 183 CV a 4.800 rpm. Par motor 31.17 kgm a 3.200 rpm

Transmisión

Tracción trasera. Caja mecánica de 5 velocidades y MA. Relaciones. 1era 5.610; 2da 3.040; 3era 1.670; 4ta 1:1; 5ta 0.740. MA 5.610. Puente trasero 3.55

Neumáticos

Radiales de acero Goodyear Invicta GL 215/75 R x 15"

Frenos

Delanteros a disco, traseros a tambor, servoasistidos. Sistema antibloqueo ABS en los frenos delanteros

Carrocería

Pick Up, cabina simple de tres plazas, con caja de 1.98 metros. Chasis de acero con largueros de 153 x 57 mm de 4.57 mm de espesor. Dimensiones: Largo 4.80 m Ancho 1.76 m Alto 1.63 m. Entre ejes 2.84 m. Trocha 1.49 m

Suspensiones

Delantera. Independiente de brazos transversales triangulares, espirales y amortiguadores telescópicos a gas
Trasera. Eje rígido con elásticos multihoja de acción progresiva y amortiguadores telescópicos a gas

Dirección

A cremallera servoasistida, relación 16.1:1

Pesos y capacidades

En orden de marcha 1.362 kg. Carga 700 kg. Tanque de combustible 57 litros (opcional 83 litros)

Precio

u$s 27.100-

Vea también

Dodge D-100

Road Test de la Pick Up Dodge D-100
Revista Parabrisas Nro 56. Julio de 1965

Fargo D-100

Road Test de la Pick Up Fargo D-100
Revista Parabrisas Nro. 27. Febrero de 1963

NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.

Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.


 

 

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad

Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar