Nacionales

Importados

F1 Web

Búsqueda personalizada

Road Test de autos importados en el mercado argentino

Por Gustavo Ernesto López
. Twitter Facebook El Blog de Test del Ayer

Renault Fuego GTX - 1984

 

Confort que no quema

 

Revista Motor 16 (España) Nro 32. Junio de 1984

 

Renault Fuego GTX
La línea del Fuego ha marcado la estética de posteriores modelos de Renault

Se puede decir que el Renault Fuego GTX es un coche exclusivo para el mercado español. Presentado en el mes de marzo de 1980 fue en aquel momento lo más alto de la gama de este modelo con el que la marca francesa volvía a entrar en el segmento de los coupé. Posteriormente, la aparición de la versión Turbo, más potente, dejó sin significado al GTX, cuya producción se ha reducido casi únicamente para atender las necesidades del mercado español y algún otro más

El Renault Fuego puede considerarse como el primer modelo de la nueva generación de la marca. Su línea ha influido en modelos posteriores como el R-11 y el R-25, y va a seguir marcando la del futuro R-18, previsto para dentro de dos años.
Es una coupé dos puertas, sin grandes ambiciones deportivas, amplio y confortable, con cuatro auténticas plazas, destinado no tanto a amantes de las altas prestaciones, aunque no se defienda mal en ese terreno, como a quienes desean coches con una línea más atractiva que la que pueda tener una berlina de estas características.
El Fuego tiene prácticamente las mismas dimensiones externas que el R-18 y el mismo nivel de confort de marcha, pero llega a superarlo a causa de que la suspensión es un poco más firme.La habitabilidad es menor, aunque puedan viajar con cierta comodidad cuatro personas adultas, pero las prestaciones son sensiblemente mayores puesto que, sin ser únicamente la velocidad lo que interesa al usuario tipo de estos coches, el Fuego será capaz de llevarle a más de 180 kilómetros por hora.

Renault Fuego GTX
El coche balancea poco en las curvas, lo que contribuye al confort

Motor

3

Este motor del Fuego GTX es el cuatro cilindros de dos litros de cilindrada que, recientemente, hemos encontrado también bajo el capó del R-25 GTS. En este modelo la potencia anunciada es de 110 caballos, es decir, siete más que en la berlina, gracias a un más conseguido diseño de los colectores de admisión y escape. Es un motor de concepción relativamente actual, que ha acreditado su calidad en los circuitos equipando el coche con el que Alain Prost, en plena escalada hacia la Fórmula 1, ganó el Campeonato de Europa de Fórmula 3 en 1979.
La técnica de construcción es bastante moderna, ya que el conjunto está realizado por completo en aleación ligera y su distribución se efectúa por medio de un árbol de levas en cabeza.
Es un motor que, además de Renault, también ha empleado Peugeot en algunos modelos.
Es un motor elástico, con una gran capacidad de recuperación de regímenes bajos, lo que repercute favorablemente a la hora de rodar en ciudad de forma relajada, sin necesidad de recurrir a marchas cortas.
En definitiva, sus 110 caballos se manifiestan sin brutalidad.
Su funcionamiento es aceptable. Tiene algunas vibraciones y un nivel sonoro relativamente alto. Concretamente, a partir de 5.000 revoluciones por minuto el ruido del motor puede llegar a hacerse molesto.
Por lo demás, la accesibilidad a los órganos del motor para su manutención es bastante buena.

Renault Fuego GTX

Transmisión

4

El cambio es manual, de cinco marchas, bastante bueno en cuanto a la suavidad y precisión de los movimientos que hay que hacer para pasar de marcha a marcha, aunque éstos sean relativamente largos.
Los desarrollos son adecuados. Renault no ha perdido de vista que a pesar de todo una coupé tiene que tener una cierta brillantez en sus prestaciones.
El escalonamiento permite llegar a 45 kilómetros por hora en primera, a 80 en segunda, a 125 en tercera y a 170 en cuarta. Es un escalonamiento bastante racional, sin grandes saltos que dejen el coche muerto al pasar de una marcha a otra superior.
El embrague es suave de tacto y progresivo de funcionamiento.

Prestaciones

3

El Fuego está bastante bien en este terreno. No se puede decir de él que todo sea fachada. Lo que ocurre es que no ofrece mucho más que una buena berlina con motor de dos litros como puede ser su hermano el R-25.
Quizá lo que hay que resaltar es el equilibrio entre aceleraciones y reprises, puesto que, como decíamos al hablar de la transmisión, Renault no ha caído con este modelo en la trampa de los desarrollos largos, y el coche mantiene cierta viveza a la hora de acelerar y recuperarse.


Consumo

4

El Renault Fuego, aunque no presuma de ello, puesto que en la época que apareció todavía no se había puesto de moda, tiene un excelente coeficiente de penetración aerodinámica que además de permitirle superar los 180 km/h, influye decisivamente a la hora de poder obtener unos bajos consumos.
Como se puede comprobar en el cuadro de cifras de gastos de combustibles, éste se mantiene siempre dentro de lo más razonable. Las cifras conseguidas por el Renault Fuego, teniendo en cuenta su cilindrada y potencia, han requerido en otros fabricantes un costoso sistema de inyección, lo que habla elocuentemente de la economía de este motor.
La autonomía es normal pese a lo ajustado del consumo, porque el depósito no es excesivamente capaz.

Comportamiento

4

El de este modelo no es un comportamiento vivo y deportivo, pero sí seguro y sin problemas, que permite además poder hacer buenas medidas en terreno de curvas. El Fuego tiene una clara tendencia a derrapar, cuando la adherencia comienza a llegar al límite, del tren delantero. Sin embargo, esta tendencia no es tan acusada como en otros modelos de la marca y sólo aparece cuando se comienza a estar al límite. El coche acepta francamente inscribirse en las curvas, obedeciendo con prontitud a lo que se le transmite desde el volante. Además, la suspensión trasera, más firme que en los R-18, permite un cierto deslizamiento de su eje una vez se ha iniciado el viraje que ayuda al conductor a terminar de negociarlo. En lo que se refiere al balanceo típico de sus hermanos los R-18 a los que tiene como base, queda reducido al mínimo.

Frenos

3

En cuanto a su eficacia son buenos, pues, como se puede apreciar en el cuadro de frenado, las distancias son cortas. Además, la eficacia en caliente sigue siendo buena y en ningún momento aparece tendencia alguna a bloquear las ruedas. Sin embargo, el pedal de freno tiene un tacto absolutamente esponjoso que hace muy difícil administrar correctamente la potencia de la frenada, si no se está muy acostumbrado. Incluso estándolo, esta falta de tacto hace que ante un imprevisto frenazo siempre acabe siendo más fuerte y violento de lo que en ocasiones hubiera sido necesario.

Dirección

3

La dirección del Fuego es de cremallera, asistida, suave, precisa, rápida pero sin excesos, y que permite sentir al coche a través del volante.
Sin embargo, hay que criticar de la dirección que el volante resulta demasiado grande, aunque apreciemos su revestimiento, y que transmite a las manos del conductor en forma de vibraciones y golpeteos la más mínima irregularidad del pavimento, lo que se hace particularmente molesto, sobre todo cuando se conduce en carreteras de segundo orden a cierta velocidad.

Carrocería

4

La carrocería, basada en las dimensiones y esquemas mecánicos del R-18, es un bello ejercicio de estilo que ha marcado, como se decía al comienzo, la presente época de Renault. Particularmente la parte trasera tiene unas líneas altamente espectaculares y muy puras que le dan al coche a la vez un aspecto deportivo y elegante. Por otra parte, la eficacia de esta línea queda patente cuando al rodar con lluvia a cierta velocidad se hace innecesario utilizar el limpiaparabrisas trasero, pues el mismo aire se lleva las gotas de agua.
La aerodinámica es buena, aunque sin llegar a los extremos que posteriormente ha alcanzado el R-25. Además, en este coche la preocupación ha sido menor en ese sentido, hasta el extremo de estropearla en buena medida con la adopción de dos apliques para llevar faros antiniebla, que por otra parte resultan bastante estéticos.
Los paragolpes protegen bastante bien la carrocería, incluido los grandes grupos ópticos traseros.
La buena presentación exterior la completan las llantas de aleación, con neumáticos de perfil bajo que realzan la línea del coche.

Habitabilidad

4

Teniendo en cuenta que hablamos de una coupé, la habitabilidad del Fuego es buena. Si bien el coche no es muy ancho, cuando menos dos personas adultas pueden acomodarse y viajar en la parte trasera, pues, en el peor de los casos, siempre hay un espacio suficiente para sus piernas.
Lo que ya no es tan fácil es la accesibilidad a estos asientos para aquellas personas no demasiado ágiles, pese a lo ancho de las puertas. En cuanto a los asientos, son confortables. Los asientos, del tipo pétalo, sujetan bien, particularmente en la parte baja de las espalda, que es donde el conductor necesita ir más recogido.
El baúl tiene mucha superficie, pero poca altura. La ventaja es que se puede abatir el asiento trasero en una mitad o totalmente para mejorar la capacidad de carga. Renault ha previsto una lona enrollable para ocultar de la vista los equipajes.

Puesto de conducción

4

Bien sentado, el conductor puede encontrar una buena posición para manejar el volante jugando con su regulación.
La visibilidad es buena en todas direcciones, pese a lo largo del capó. El alumbrado es correcto para las posibilidades del vehículo.
El salpicadero es el que posteriormente han heredado los R-18, quienes al final se han beneficiado de las imposiciones de la economía de escala.
El cuadro de instrumentos, medianamente completo, tiene además de cuentarrevoluciones y termómetro de agua un marcador de nivel de aceite. El resto del suministro de informaciones sobre le funcionamiento del motor está encomendado a testigos luminosos. Toda esta instrumentación se lee bien.
Los demás interruptores y mandos, así como la palanca de cambio, quedan bastante a mano.

Renault Fuego GTX
El coche tiene una estabilidad sin problemas, pero también sin el componente deportivo de otros competidores

Equipamiento

4

Prácticamente, si quitamos algún indicador más en la instrumentación, no le falta nada a este coche en cuanto a equipamiento se refiere, salvo que se entre en detalles, como el aire acondicionado, que están por encima de lo que resulta razonable que ofrezca este coche.

Confort

3

Sólo el ruido del motor, cuando la aguja del cuentarrevoluciones se sitúa en las cercanías de las 5.000 revoluciones por minuto, es un punto negativo en el confort de este coche, cuya suspensión, pese a que ha sido endurecida con respecto al R-18, realiza un excelente trabajo. La climatización y la ventilación son bastante buenas, y los asientos, bastante cómodos.

Terminación

4

Bastante bueno el acabado en este coche, destinado a gente exigente, con su aspecto y presentación. Se ha cuidado tanto la estética como el trabajo, de forma que no aparezcan fallos. Sin perder de vista el precio y la categoría del coche, podemos considerar que el acabado del Fuego es bueno.

Valor / Precio

3

El Renault Fuego es muy difícil de evaluar en este capítulo, puesto que va destinado a un público que sólo quiere este tipo de coche, por el que está dispuesto a pagar algo más a cambio de lo menos manido de su línea y aspecto, sabedores que incluso dentro de la gama del mismo fabricante hay modelos más baratos, con el mismo nivel de prestaciones y mayor funcionalidad. Para este grupo de usuario, el Fuego puede ser una buena opción por su nivel de acabado, equipamiento y presentación en relación a su precio.

Por: Sergio Piccione

Frente a sus rivales

El Renault Fuego, como coupé sin grandes ambiciones de tipo deportivo, encuentra dos únicos contendientes de esta medida y características en el mercado español de importados; el Ford Capri 2.0 S y el Opel Manta GT/E, ambos con motores de dos litros de potencia equiparable a la del Fuego, y con unas dimensiones exteriores y configuración interna que se parecen mucho.

Renault Fuego GTX

Comportamiento

Aunque los valores de potencia son muy parecidos en todos los casos, con la única excepción del Ford Capri, que en esta versión se queda algo corto en algunos caballos, el Renault Fuego dispone de un potencial de cualidades un poco más reducido que el de sus rivales. La razón fundamental reside en su concepción algo más cómoda y en la tracción delantera, que presenta ciertas limitaciones a la hora de desenvolverse a buena velocidad en carreteras de montaña. En este terreno, y, en general, a la hora de practicar una conducción deportiva, cuentan bastante las cualidades de un coupé equilibrado como los Manta y Capri, pese al eje trasero rígido en ambos. El primero es el más homogéneo, dejando que el Capri se dispute la segunda posición con el Fuego, que en una conducción normal es el más fácil y seguro de llevar.
En cifras de rendimiento, los tres modelos son muy parecidos. El más equilibrado de ellos es el coche de Opel, que tiene las mejores aceleraciones y velocidad máxima, y apenas consume más gasolina.

Habitabilidad

Aunque el Fuego es algunos centímetros más corto que cualquiera de sus contrincantes, a la hora de la verdad presenta un habitáculo más largo y mejor aprovechado para el confort que ninguno de ellos. El patrón de anchura, no obstante, es mejor en el Manta, que sin embargo resulta el menos habitable de los tres. En primer lugar hay que poner al Renault Fuego, que tiene una excelente habitabilidad para sus dimensiones externas; segundo estaría el Capri, mientras que el Opel es definitivamente el coche de interior más reducido. El baúl del Fuego es el más reducido de los tres.

Renault Fuego GTX

Conclusiones

El Renault Fuego tiene una línea agradable para muchos automovilistas y además dispone de una mecánica a la altura de las circunstancias, con una potencia superior a los 100 caballos y un peso que no excede los limites tolerables para un coupé que, a pesar de todo, pretende tener cierto nivel de prestaciones. De hecho, están a un buen nivel y el consumo no deja por ello de ser razonable.
El Fuego es una elección muy lógica en el terceto de posibles coupés deportivos y puede basarse sin complejos en una mera cuestión de gusto personal. Para los amantes de una conducción verdaderamente deportiva, el Manta se muestra más adecuado por su disposición mecánica, mientras que el Capri es la alternativa más veterana, con parecidos atributos al Opel.

Pueden dejar sus comentarios sobre este test en el Blog de Test del Ayer

Deja tu comentario sobre este Road Test




CONCLUSIONES

Virtudes

  • Buen comportamiento

  • Consumo razonable
  • Amplitud interesante para un coupé

Defectos

  • Motor ruidoso

  • Dirección sensible
  • Tacto del pedal de freno esponjoso

Puntaje final: 71.42

VELOCIDAD MÁXIMA 183.400 KM/H
Medida en ruta con corridas en sentidos opuestos

REFERENCIAS

5
Excelente
4
Buenos
3
Normal
2
Regular
1
Malo

ACELERACIÓN

0 - 100 Km/h 11.2 s
0 - 400 m 17.5 s
0 - 1000 m 32.7 s
En IV desde 40 Km/h  
Hasta los 400 m 20.0 s
Hasta los 1000 m 36.0 s
En V desde 40 Km/h
Hasta los 400 m 21.9 s
Hasta los 1000 m 39.6 s
De 80 a 120 Km/h en IV 11.6 s
De 80 a 120 Km/h en V 14.6 s

FRENADO

A 60 Km/h 13.2 m
A 100 Km/h 36.8 m
A 120 Km/h 53.6 m

Frenos eficaces

CONSUMO
Vel
lt/100 Km
Ciudad a 27.1 Km/h
11.3
Carretera
A 90 Km/h de crucero
7.1
En conducción rápida
12.2
Autopista
A 120 Km/h de crucero
8.6
En conducción rápida
11.2
Autonomía
Consumo medio ponderado
9.8
Recorrido en kilómetros
530

Consumo razonable



Los faros antiniebla estropean la aerodinámica del coche, pero mejoran su estética


Las llantas son de aluminio, calzadas con neumáticos de perfil bajo


El coche es confortable para que puedan viajar cuatro adultos

Renault Fuego GTX
El salpicadero es el mismo que recientemente han incorporado los R-18. El volante es demasiado grande

Renault Fuego GTX
El motor desarrolla una potencia de 110 caballos

EQUIPAMIENTO

- Cuentarrevoluciones
- Cuentakilómetros parcial
- Termómetro de agua
- Reloj
- Testigo de reserva de combustible
- Testigo de freno de mano
- Testigo estárter
- Testigo desgaste de pastillas de freno
- Parabrisas laminado
- Faros halógenos
- Piloto antiniebla
- Limpia - lavaluneta trasero
- Luneta térmica
- Retrovisor regulable desde el interior
- Apoyacabezas delanteros
- Espejo de cortesía
- Alzacristales eléctricos
- Cierre centralizado
- Respaldo posterior divisible
- Luz orientable (lector de mapas)

Renault Fuego GTX

Características técnicas

Motor

Delantero longitudinal. 4 cilindros en línea. Cilindrada 1.995 cm3 (88 x 82 mm). Cigüeñal de 5 apoyos. Distribución por árbol de levas a la cabeza accionado por correa. Alimentación a carburador de doble cuerpo. Relación de compresión 9.2:1. Combustible: Nafta de 96 octanos. Potencia máxima 110 CV a 5.500 rpm. Par máximo 16.6 mkg a 3.000 rpm

Transmisión

Tracción delantera. Caja de cambios de 5 marchas y MA. Velocidad a 1.000 rpm en cada marcha: 1era 7.57 km/h. 2da 13.28 km/h. 3era 20.51 km/h. 4ta 28.07 km/h. 5ta 33.57 km/h. Embrague de mando mecánico

Dirección

De cremallera asistida. Vueltas de volante de tope a tope 2.7. Diámetro de giro 10.25 metros

Frenos

De discos ventilados adelante y tambor atrás

Suspensiones

Independiente delante. Eje rígido atrás

Ruedas

Llantas de aleación, de 5.5 x 14 pulgadas. Neumáticos 185/65 HR 14

Carrocería

Peso en orden de marcha 1.080 kg. Capacidad del depósito de combustible 57 litros.

Vea también

Renault Fuego GTX 2.2

Road Test del Renault Fuego GTX 2.2
Revista Parabrisas Nro 118. Marzo de 1988

Renault Fuego GTA

Presentación Renault Fuego GTA
Revista Parabrisas Nro 127. Diciembre de 1988

Renault Fuego Turbo

Road Test del Renault Fuego Turbo
Revista Autocar (Inglaterra) 26 de Noviembre de 1983

Fuego GTX vs Fuego TC-2000

Renault Fuego GTX vs Renault Fuego TC 2000
Revista Corsa Nro 1076. Febrero de 1987


NOTA PARA FORISTAS, WEBMASTERS, ETC.

Si te ha gustado este test y vas a usarlo en un foro, sitio web o cualquier otra publicación, por favor no olvides mencionar que lo obtuviste de Test del Ayer además de incluir un link a este sitio.

Muchas gracias.

 


Road Test de autos argentinos de mas de 10 años de antigüedad
Por Gustavo Ernesto López

email gustavolopez@testdelayer.com.ar